Considerandos en torno a la obra de Immanuel Wallerstein “Conocer el mundo, saber el mundo: el fin de lo aprendido. Una ciencia social para el siglo XXI”.

      Comentarios desactivados en Considerandos en torno a la obra de Immanuel Wallerstein “Conocer el mundo, saber el mundo: el fin de lo aprendido. Una ciencia social para el siglo XXI”.

Es menester destacar un rasgo común en el que se ha configurado esta obra propuesta por uno de los cientistas sociales más reconocidos en el marco de las Ciencias sociales, cuya trayectoria académica y profesional se ha dirigido a la configuración y transformación de las Ciencias Sociales con un sentido de transformar realidades presentes en nuestro escenario mundial; la búsqueda de dicho cambio estructural, de pensar una nueva sociedad desde los postulados de las Ciencias Sociales se puede abordar y reconocer a partir de tres rasgos distintivos en el título, pero para ello es necesario identificar dos rasgos claramente definidos; el primero, es el mundo que tenemos, el que nos fue impuesto, enmarcado en la dinámica del capitalismo, sistema que nos sujeta, el segundo es el mundo que queremos llegar a tener que y muchos desearíamos cambiar, el mundo ideal, o por lo menos un mundo más equitativo.

Si bien Wallerstein no es explícito al respecto, la esencia de su bagaje discursivo muestra una apuesta a ello, a un cambio para la justicia y sobretodo la equidad de una sociedad claramente asimétrica. Identificados estos dos sesgos, se puede entonces encontrar una estructura que muestra tres postulados, conocer, saber y el fin de lo aprendido, si bien ya se ha argumentado en líneas anteriores aspectos vitales para la comprensión del título agrego que el sentido de conocer el mundo es un fin, un objetivo, debemos conocer nuestra realidad para determinar la imperfección del mundo, (aun cuando el sistema trate de hacerlo ver ideal y perfecto), este escenario global está en crisis creciente, y si no se identifican los problemas estructurales de nuestra sociedad, algo que el autor hace llevando al lector en el recorrido de los ensayos contenidos en el libro, nada se puede hacer nada sino se empieza por ese primer postulado.

Saber el mundo, remite a la utilidad del pensamiento creador de los seres humanos, los productos epistemológicos dispuestos a lo largo de nuestra historia global son elementos vitales que deben ser aprovechados para generar una lucha, una resistencia y sobretodo abogar por cambios, Wallerstein propicia hacer el ejercicio de saber el mundo.

TE PUEDE INTERESAR:   Como ganar dinero con encuestas

Por último está el fin de lo aprendido, el eslabón faltante en esta cadena argumentativa que dice “hey las cosas están mal y hay que hacer algo”, no solo se habla del fin de comprender el mundo, el mundo como la macroestrctura de poder represivo y que acaba cada día con nuestro hogar, el hogar de toda la humanidad, va más allá de comprender, es hacerlo pero para también proponer y generar prácticas que renueven el hábitus y que logren transforman muchos patrones culturales expresados en normas, valores y comportamientos de las sociedades, en especial de las modernas que están haciendo de este mundo un total caos, el consumo y la sociabilidad actual están haciendo que se pierda sentido de humanidad.

Wallerstein lo sabe y por ello su obra se identifica con dicho título, pues en pleno siglo XXI las Ciencias Sociales tienen un reto, los cientistas sociales y personas que trabajan por nuestra sociedad deben apostarle a un cambio estructural. El docente de Ciencias sociales además debe ser un docente investigador que trabaje para los retos del siglo actual.

El escenario contemporáneo del siglo XXI lleva a observar que los sistemas históricos están sufriendo modificaciones y ya no se concibe el mundo y la realidad como se hacía en periodos anteriores de la humanidad; según Wallerstein los sistemas históricos son finitos, nuestra sociedad se enmarca en los sistemas históricos y por lo tanto se testifica que hay cambios que están llevando al fin y la bifurcación de muchos sucesos a lo largo de siglos constituidos de forma sólida y aparentemente indestructible, ya se está demostrando que esto es una premisa herrada, los humanos construimos la historia pero también somos testigos del declive a través de los acontecimientos, sin caer en determinismos considero que Wallerstein se adelantó con esta obra a “profetizar” el caos incierto del actual siglo.

TE PUEDE INTERESAR:   Responsabilidad social de la empresa

Los sistemas productos de la organización de las sociedades proyectan el tiempo (lineal concebido para occidente y de otras formas como el cíclico en otras culturas) en periodos de transición, en el siglo XXI nos encontramos en un periodo de transición, desde finales de los años noventa la transición y declive de un sistema configuró y fue determinante en el beneficio para otros sistemas, los modelos de producción y de organización social en los que se encuentra la población mundial pone a pensar un mundo impredecible, aunque ya hallan vestigios (ambientales, económicos, sociales, culturales, ideológicos, entre otros) que proporcionan un panorama desalentador.

Si bien el autor en otra de sus obras (Abrir las Ciencias Sociales, 1998) amplía fuertemente la dialéctica entre Ciencias Naturales y la coyuntura que llevó al nacimiento de las Ciencias Sociales y a su recorrido de transformación histórica considera que en el siglo XXI se sigue cuestionando la preocupación epistemológica qué propone la incapacidad de la ciencia natural para explicar todos los hechos y fenómenos propios de la realidad social; se está demostrando que los cambios del siglo XXI no son solo problemáticas que competen a las Ciencias Naturales y de hecho la incapacidad de sostener este paradigma muestra que muchos de nuestros males modernos están en ascenso y la Ciencia no ha hecho nada para contenerlos, es más tal vez si han contribuido pero para agudizarlos, como ejemplo se establece la energía nuclear que puede tornarse un problema insostenible en el mundo actual; por ello el llamado a “una Ciencia social para el siglo XXI”.

BIBLIOGRAFÍA

WALLERSTEIN. Immanuel Maurice. “Conocer el mundo, saber el mundo: el fin de lo aprendido. Una ciencia social para el siglo XXI”. México. Siglo veintiuno Editores. Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades, 2001, IX, 306 p.

Escritor: Héctor Luis Ramírez Romero