DERECHO DE ASILO COMO DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS

El nuevo entorno que enmarca las relaciones internacionales, se caracteriza por la globalización, la integración regional y la mirada conjunta a temas de interés mundial. La actualización en temas vitales en el ámbito nacional e internacional, exige estar al tanto de la problemática mundial, dentro de la cual se impone la protección y defensa de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario.

Los esfuerzos de la comunidad internacional para promulgar el respeto a los derechos fundamentales deben dirigirse hacia la ampliación y refuerzo de la aplicación de principios de jurisdicción universal para juzgar graves violaciones, a través del funcionamiento de las diferentes instancias nacionales comprometidas con la defensa de aquellos derechos.

No cabe duda que este tema preocupa a las Naciones, llamadas a respetar y defender las libertades de sus pueblos. Los diversos ataques terroristas y las numerosas actuaciones contra la integridad de las personas con las que se viola principalmente el derecho a la vida, obliga a los Estados a diseñar y ejercer políticas de acción que se interesen por la salvaguardia de la seguridad de los ciudadanos, y proponerlas en la Comunidad Internacional.

La legitimidad de las instituciones depende en gran parte del trabajo eficaz por contrarrestar los diversos atentados contra la humanidad, el genocidio y el secuestro, que son entre otros, los flagelos que sufre a diario el país, donde diariamente mueren colombianos inocentes víctimas de una guerra sanguinaria y cruel. Esa legitimidad se identifica con el reto que el país afronta para consolidar una sociedad dentro de la cual el Estado pueda ejercer su verdadera autoridad y cumplir con sus obligaciones fundamentales de acuerdo con la Constitución Política.

Una de las instituciones jurídicas creadas para la defensa y garantía de los derechos fundamentales es el Derecho de Asilo, el cual ha sido acogido por nuestra legislación y al mismo tiempo ratificado y aprobado por la comunidad internacional. El Derecho de Asilo es la calidad de refugiado que se le concede a una persona que se ha visto obligada a salir de su país de origen porque su vida, seguridad o libertad han sido amenazadas por violencia generalizada, agresión extranjera, conflictos internos, violación masiva de los derechos humanos u otras circunstancias que hayan perturbado gravemente el orden público.

Cuando en el país de origen las personas no encuentran la suficiente seguridad y garantías para proteger y salvaguardar sus derechos, deciden pedir ayuda en otro lugar donde sí les aseguren una protección adecuada. Las personas huyen de su tierra natal regularmente por situaciones que ponen en peligro su vida e integridad personal, ahí es cuando se ven forzados a abandonar su patria porque no disponen de ningún tipo de protección por parte del gobierno de su país.

Los países que reciben a las personas que huyen de la persecución o peligro tienen la obligación de recibirlas por lo menos de manera temporal, en algún lugar de su territorio o que pertenezca a él para brindarles su protección. Se prohíbe por expulsión o devolución, poner en modo alguno al refugiado en las fronteras de territorios donde su vida o su libertad peligren por causa de su raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social o de sus opiniones políticas.
Colombia, como integrante de la Comunidad Internacional, debe concentrar esfuerzos para mantener la paz y prevenir los efectos indeseados de los conflictos armados y la into¬lerancia en el mundo, mediante la adecuación jurídica completa de las leyes internas a los instrumentos internacionales que regulan los derechos y obligaciones de los refugiados, estableciendo normas básicas para su tratamiento. La guarda y la protección de los Derechos Humanos es un deber del Estado colom¬biano contemplado en la Constitución Política y ratificado mediante instrumentos jurídicos internacionales para garantizar el ejercicio pleno de los derechos y libertades fundamentales.

El Derecho de Asilo es un proceso que reconoce el carácter social y humanitario del problema de los refugiados, y estimula a los Estados a que hagan cuanto les sea posible por enfrentar este problema al amparo de los principios de la Carta de las Naciones Unidas. El Derecho de Asilo se cataloga como un derecho fundamental reconocido por la comunidad internacional y por la Constitución Política de Colombia el cual es una garantía que tiene toda persona ante el ordenamiento jurídico internacional, y significa la expresión humanitaria debida a la racionalidad. El asilo surge como una medida que remedia el estado de indefensión de una persona frente a un sistema del cual es disidente, por motivos de opinión política, filosófica, religiosa o doctrinaria. Negar el derecho de asilo a una persona, no sólo equivale a dejarlo en la indefensión grave e inminente, sino que implica la negación del principio universal de solidaridad internacional.

Por consiguiente se le debe sumar importancia al asilo no solo como un derecho que poseen las personas tras una persecución política que ponga en peligro sus vidas, sino también por su debida aplicación y utilización, los verdaderos merecedores de éste, sus interventores, los entes que pueden otorgarlo, y la normatividad internacional que versa sobre la materia. Es prioridad entonces el estudio de la aplicación del Derecho de Asilo y la búsqueda de una eficaz protección de los Derechos Humanos teniendo en cuenta las presentes relaciones internacionales y los conflictos que surgen entre la comunidad internacional al buscar un interés individual para su respectiva Nación o en la defensa de su soberanía cuando esta es transgredida.

Escritor: CAMILA MEJÍA VALLEJO

Deja una respuesta