El tabaco como droga

      No hay comentarios en El tabaco como droga

Todo el mundo sabe que fumar es perjudicial, pero, dado que mucha gente fuma y que es un producto legal y fácil de adquirir, a menudo no es visto como una droga, sino, más pronto como algo más que perjudica.     Sin embargo, la nicotina genera una dependencia muy intensa, que incluye un síndrome de abstinencia que se manifiesta con ansiedad, irritabilidad, dolor de cabeza, insomnio, etc.

Al fumar, la nicotina pasa a la sangre a través de los alvéolos pulmonares y llega al cerebro en sólo siete segundos. Además de nicotina (responsable de la adicción y los efectos sobre el sistema cardiovascular), el humo del tabaco contiene alquitrán y otros cancerígenos, monóxido de carbono y gases irritantes. Además, los fabricantes suelen añadir productos para modificar el sabor, enmascarar el olor y aumentar el potencial adictivo.

La nicotina aumenta la frecuencia cardiaca y la tensión arterial, reduce la sensación de hambre y, a pesar de ser una sustancia estimulante del sistema nervioso, también relaja cuando conviene. De hecho, es una especie de regulador del nivel de activación de las personas. por ello, hay quien fuma más cuando está tranquilo, y quien lo hace cuando está tenso.

A largo plazo, fumar reduce la capacidad pulmonar y provoca enfermedades respiratorias graves. Los fumadores son menos resistentes al ejercicio físico y se cansan más cuando tienen que hacer un esfuerzo. El consumo crónico de tabaco también conlleva una mayor susceptibilidad a las inflamaciones y las infecciones respiratorias.

Todo el mundo sabe que fumar aumenta el riesgo de padecer un cáncer de pulmón. pero, Además, el tabaco está implicado en el desarrollo de muchas otras enfermedades: bronquitis crónica, infarto de miocardio, úlcera, cáncer de boca, de garganta, de esófago, etc.

El tabaco no sólo perjudica a las personas que deciden fumar. también afecta las personas que respiran involuntariamente el humo, para que otras personas en el su alrededor fuman. Los riesgos para los fumadores pasivos se ven atenuados por que aspiran menos humo que los fumadores activos. Ahora bien, el humo que va a parar al ambiente tiene más monóxido de carbono, más alquitrán y más nicotina que el que aspiran los fumadores.

Traducción de:

Drogues i família, educar per no abusar. Autor: Otger Amatller Montse Benabarre

Link original: http://elsarcs.cat/PPC/documentsPDF/familia_drogues.pdf

Deja una respuesta