Escritura, la evasiva Competencia Básica

      No hay comentarios en Escritura, la evasiva Competencia Básica

En los últimos años, con la popularización de las redes sociales, la competencia de la escritura ha sufrido un retroceso muy grande y también muy grave. El obligado ahorro de caracteres que requieren los mensajes a través del celular, ha intensificado el abandono de las reglas fundamentales de la escritura y la aceptación de los errores ortográficos como algo normal. El problema no sería tan grave si respetáramos la tenue línea que separa el ámbito formal del informal, es decir, la escritura que debe desarrollarse en la escuela o en el trabajo, a diferencia de la utilizable en las redes sociales donde se usa un código, un lenguaje simplificado que se tergiversa, con el empleo indiscriminado de la K, por ejemplo.

La primera consecuencia de la simplificación es el olvido total de la correcta acentuación de las palabras que tiene su origen en la crisis de aprendizaje que está ocurriendo en el nivel básico, en la primaria, donde, según el reciente informe de la UNESCO titulado: Enseñanza y aprendizaje: Lograr la calidad para todos, señaló que “la crisis mundial del aprendizaje tiene un costo anual para los gobiernos de 129 mil millones de dólares”.

Para la mayoría de los alumnos del nivel básico, la acentuación es una nebulosa terrible e incomprensible que, primero, arruina su ortografía en casi un 80% y segundo, esa nebulosa puede perseguirlos hasta los niveles medio superior y superior, más aún cuando en su camino no hay profesor o profesores que los auxilien, y en algunos casos, los obliguen a corregir los errores aclarando todas sus dudas de manera sencilla y, de acuerdo al modelo de competencias, contextualizando el conocimiento que necesitan adquirir, entender, comprender y aplicar. Tal vez todo ese precipicio en el que está la ortografía de la mayoría de los jóvenes, inicia por no mencionar que basta aplicar tres sencillos pasos y cuatro sencillas reglas de acentuación para tener una ortografía correcta al 80%. Tentador ¿no?, sólo tres pasos y cuatro reglas a cambio de una mejoría del 80%.

Veamos. El Primer paso es localizar la sílaba tónica, es decir, la sílaba que suena más fuerte en cada palabra, la que sea. Si de pronto tenemos duda de cuál es la sílaba tónica correcta, es suficiente con pronunciar más fuerte cada sílaba para encontrar la pronunciación correcta de la palabra, por ejemplo:  Correcta Co rrec ta Co rrec ta Co rrec ta Azucar A zu car A zu car A zu car En ambos casos la pronunciación correcta es la segunda. El determinar cuál es la sílaba tónica nos lleva al Segundo paso, determinar el tipo de palabra de que se trata. En ambos casos ejemplificados son el mismo tipo de palabra. Veamos. De acuerdo con la posición de la sílaba tónica es el tipo de palabra de que se trata, por ejemplo:

Taller, Salvador, Atencion y Extension, tienen el acento en la última sílaba. Son Agudas Camino, Soporte, Util y Angel, tienen el acento en la penúltima sílaba. Son Graves Vehiculo, Epoca, Telefono y Ambito con el acento en la antepenúltima. Son Esdrújulas Por ahorita dejamos las sobresdrújulas que tienen el acento en la cuarta sílaba y las súper esdrújulas o compuestas que lo tienen en la quinta o sexta. Llegamos al Tercer paso que es la aplicación de la regla correspondiente a cada uno de los tipos de palabra mencionados. Las Agudas, se acentúan sólo cuando la palabra termina en n, s o vocal.

Taller, Salvador, Atención y Extensión Las Graves, se acentúan cuando la palabra NO termina en n, s o vocal Camino, Soporte, Útil y Ángel Las Esdrújulas, Sobreesdrújulas y Súper Esdrújulas SIEMPRE se acentúan. Vehículo, Época, Teléfono y Ámbito En otra oportunidad mencionaremos la Cuarta regla, que es la excepción a las Reglas de acentuación de las palabras Agudas y Graves. Por ahora, será suficiente con practicar los tres pasos y aplicar las Reglas que señalamos.

También puedes consultar:
http://www.juntadeandalucia.es/averroes/lorca/actividades/acentos/acentos.html
http://reglasdeortografia.com/acentos.htm.

Escritor: Miguel Ángel Sánchez García

Deja una respuesta