Eurípides, vida y obra del gran poeta trágico

      Comentarios desactivados en Eurípides, vida y obra del gran poeta trágico

Eurípides nació en la isla de Salamina hijo de un rico terrateniente llamando Mnesarco y de Clito, de ilustre progenie. El padre del escritor, haciendo caso al oráculo que le vaticinó victorias para el niño en competiciones en que se llevaban coronas lo encaminó por el sendero del pancracio y el pugilato, pero este siempre se mostró más atraído por la lectura y la poesía.

Se casó dos veces, y tuvo tres hijos uno de ellos, el más joven, representaría luego obras de su progenitor. Anaxágoras, Pródico y Protágoras fueron maestros de Eurípides y además mantuvo estrechas relaciones con Sócrates y Diógenes. Eurípides muestra especial interés por los fenómenos y problemas físicos, se mostró preocupado por las corrientes culturales y la posturas ideológicas más avanzadas. Murió en el 406 a.C. en Macedonia, despedazado por perros.

Medea

Medea es la obra maestra de Eurípides, aquella en la que las pasiones humanas alcanzan el máximo grado de pasión y angustia. El principal motivo es la leyenda de los Argonautas, quienes comandados por Jasón viajaron desde Yolco hasta el Mar Negro en busca del vellocino de oro. Medea, hija de Eetes rey de la Cólquide, ayudó a Jasón a superar las terribles dificultades de la empresa. El héroe le dio su amor y prometió hacerla su esposa al llegar a Grecia, pero este incumple su promesa y la abandona para casarse con Glauce. El héroe de otrora promete seguridad para sus hijos habidos con la heroína, pero a ella le niega amor y fidelidad. En el episodio segundo, ante el egoísmo cínico y calculador de Jasón, cobra singular relieve el alma dolorida, engañada, terrible y grandiosa de la protagonista, que deja ver como crece dentro di sí el odio terrible hacia el hombre que la ha traicionado.

Entonces Medea, expone sus espantosos proyectos: mandar a sus hijos con letales regalos para Glauce, y luego, matarlos para evitar que caigan en manos de sus enemigos. El coro trata de disuadir a Medea de sus propósitos, pero ésta aparenta una reconciliación con Jasón para que éste se lleve a sus hijos y los mortíferos regalos para Glauce. Hay un momento en que Medea prevé todo lo que va a pasar y parece arrepentirse interiormente. Es la secuencia culminante donde se recogen sus dudas y la resolución final. El mensajero cuenta todo lo sucedido en palacio. Jasón busca a sus hijos para salvarlos de sus enemigos, pero Medea, que les ha dado muerte, aparece en lo alto, sobre un carro aéreo tirado por serpientes aladas, mientras comenta sobre las fiestas y ceremonias en honor a sus hijos muertos y alude a la terrible vejez y muerte de Jasón.

El drama tiene una clara estructura dividida en dos: la rabia y el odio de Medea y la decisión de acabar con todo aquello que es querido por Jasón. El carro aéreo es símbolo evidente de que la protagonista, un ser casi divino, está por encima de las limitaciones humanas.

El mundo de Eurípides

Eurípides vivió en años de profunda evolución y rápida difusión de teorías políticas, sociales y religiosas. Es el representante de una época de crisis ya que en su obra se refleja de forma dispersa la terrible convulsión experimentada por Atenas durante la larga guerra del Peloponeso.
Se le ha visto como estudioso de lo irracional, del menadismo, la histeria colectiva, la omofagia y la oribasia. Aportó tres elementos innovadores: realismo burgués, gusto por la retórica, y preocupación filosófica. También trato temas como los problemas matrimoniales, la humillante situación de la mujer, las relaciones sexuales, el enorme poder del amor o el mundo de los esclavos. Los héroes míticos, se humanizan demasiado y aparecen en actitudes grotescas, tragicómicas, tirados por el suelo, recubiertos de harapos, dominados por la locura…
La retórica es el elemento esencial del lenguaje euripideo. Los personajes gustan de discusiones retóricas de las que tan amantes eran los atenienses. Los héroes tratan de excusarse a sí mismos, acusando a los dioses, al destino o al azar.
La constante presencia de teorías filosóficas es otra peculiaridad. Los personajes se muestran incansablemente prestos a exponer temas filosóficos en boga sobre Zeus, su existencia o las leyes que rigen el mundo.
Eurípides gustaba de reflejar las numerosas antinomias políticas, religiosas, morales y educativas mediante discursos antilógicos. Se le ha llamado el primer filósofo por preocuparse de la actitud anímica de los personajes, expresando hábilmente el intrincado mundo de los sentimientos y de las pasiones y mostrándose experto consumado en expresar las emociones íntimas.

Mitos, personajes y motivos en la obra de Eurípides
Eurípides sigue a Esquilo en el tratamiento de los mitos, pero innovando ya que desacraliza la acción, la humaniza y pone énfasis en el deber político. Destacan los rasgos novelescos e inesperados y hace que desaparezca toda acción cósmica o metafísica. Sus mitos se acercan más a Hesíodo o Solón intentado dar una razón a los sufrimientos humanos. Eurípides es un hábil maestro a la hora de mezclar innovación mítica con intriga dramática.

En sus obras nos presenta personajes muy cercanos en todo a los hombres de su época, los representa tal y como son. Sus tragedias suelen girar en torno a una figura central. Caracteres como Medea, Hipólito y Hecuba tienen rasgos propios y fuerte coherencia trágica.
En los temas más conspicuos figuran entre otros la guerra cruel e inútil, la importancia de la fortuna y el reconocimiento entre familiares largo tiempo separados.

Un motivo importante en los dramas de Eurípides es el erótico, ora en secuencias presididas por la ternura y el respeto matrimonial, ora en contextos especiales: sodomía, incesto, adulterio…

Escritor: Nuria Cuevas Cortiguera

Loading...