Funciones y características del tratamiento de la fisioterapia – 2 parte –

En este sentido, los objetivos a corto plazo incluyen algunas capacidades necesarias para alcanzar los objetivos finales de la rehabilitación.  El paciente y su familia,  son miembros activos del equipo de salud, deben ser involucrados en este proceso.

Con la definición de objetivos, el terapeuta es capaz de formular un plan de tratamiento, es decir, la elección de los procedimientos y la terapia más adecuada para lograr los objetivos establecidos. Es el profesional, después de hacer una evaluación detalla de las necesidades específicas del paciente,  el que puede proporcionar mejor las opciones de tratamiento.

La fisioterapia orientada al ejercicio ocupa el lugar central en los programas de tratamiento. Esta metodología es la capacitación sistemática y planificada de los movimientos del cuerpo, las posturas o actividades físicas con la intención de tratar o prevenir lesiones, mejorar, restaurar o mejorar la función física, prevenir o reducir los factores de riesgo y optimizar la salud en general.

Por lo general, los programas de terapia de ejercicio físico son individualizados. Además, también existe el mismo procedimiento para dos pacientes. Después de seleccionar el perfil general del tratamiento se debe hacer estimación de la longitud total del mismo, así como la frecuencia, la duración e intensidad de cada sesión. La etapa de tratamiento es una interacción dinámica constante entre el terapeuta y el paciente. La terapeuta debe prestar  especial atención a cómo el paciente se acerca a la puesta en práctica de ejercicios terapéuticos.

La explicación en realización de los ejercicios, así como proporcionar información básica sobre el propósito específico de estos, es esencial en este proceso. Las instrucciones también deben adaptarse a las características y necesidades del paciente. El enfoque más común en la fisioterapia es organizar y orientar ejercicios terapéuticos, que combinan la instrucción verbal y la explicación con la demostración visual o manual de asistencia.

Después de la ejecución de un movimiento o tarea, es esencial que el fisioterapeuta proporcione información al paciente. Esta metodología implica no sólo conocimientos técnicos, sino también forman parte de las habilidades de comunicación de la fisioterapeuta.

Siempre que sea posible, los ejercicios deben incluir movimientos que se asemejan a las actividades de la vida diaria que el paciente pretende realizar (ídem). En cada sesión, también es importante que el trabajo incluya tareas que han garantizado el éxito, ya que estos constituyen una forma de estimular al paciente.

El último paso es progresivo y requiere la reevaluación continua del paciente, así como la eficacia del tratamiento. Así, la evaluación de los resultados del tratamiento (6) consiste en determinar si el paciente ha alcanzado el nivel de competencia requerida para cada propuesta en términos de capacidad de tratamiento.

Autores como Kisner y Colby (2005) argumentan que la calidad de vida relacionada con la salud y la satisfacción del paciente para el tratamiento debe ser parte de la evaluación de intervención en terapia física.

Autor: Manuel Rozalen

Deja un comentario