Héroe contemporáneo

      No hay comentarios en Héroe contemporáneo

Aprovecharé la prueba escrita de wikiestudiantes.org para despejar una duda que a un chico de preparatoria le surgió en su clase de Mitología, era acerca de El camino del héroe. La explicación, en su momento oral, se la di antes de nuestra clase de karate; espero que de alguna forma le llegue a las manos (ahora por escrito), pues de su propia voz, e inmerecidamente, me dijo que era la explicación más padre que había oído.

En la actualidad algunas características del camino del héroe como son: el llamado a la aventura, la negativa al llamado, el cruce del umbral, las pruebas, la huida del mundo de la aventura, y otras, se pueden percibir en cualquier tipo de historia y en cualquier formato; es decir, en películas, en novelas, en cuentos, en nuestras vidas.

Pensemos en una película comercial y que muchos han visto: Toy story. El protagonista o héroe tiene que ir en busca de su antagonista (después será su amigo), para ello, el héroe (Woody) primero se rehúsa a formar parte de esa aventura, hasta que su culpa y la presión de los otros juguetes lo obligan a emprender el viaje; las pruebas que tiene que realizar, son las interacciones con el mundo de los humanos y la problemática que eso significa para un par de juguetes; el elixir u objeto deseado es el juguete que tiene que buscar, que ahora ya es su compañero de aventuras (Buz Lightyear); y el regreso a casa de su amo (Andy) es esa salida del mundo de la aventura y el regreso triunfal del héroe.

Toy story me parece una historia que cumple a la perfección con las características del mito del héroe, pero no deja de ser ficción. Las características del camino del héroe no están sujetas a la ficción, si pensamos en las millones de historias que ocurren a diario en todo el mundo. En la cotidianidad, todos, en cualquier momento, nos rozamos con problemáticas dignas de ser contadas.

Pensemos en el niño que no quiere ir a la escuela, esa negativa del niño la considero la misma negativa del llamado a la aventura; en seguida la mamá tiene que entrar en acción y le propone dos cosas: ir por las buenas para que en un futuro el niño sea “alguien de provecho”, o ir por las malas, donde la mamá juega un poco el rol de oráculo violento, pues le dirá al niño que haga lo que haga, diga lo que diga, él tendrá que ir a la escuela porque ella lo ordena y el niño no puede escapar de ello.

Entonces el niño como sea, ya se encuentra en el salón de clases; ahora la escuela y específicamente el salón es el mundo de la aventura, donde tendrá que sobrevivir a los castigos de la maestra por no llevar las tareas, donde tendrá que arreglárselas para que su compañerito más grande no le quite su almuerzo, y donde tendrá que conquistar a esa niña guapa de pelo chino, presumida, la típica consentida de los maestros, y que además le ha negado mil besos; después de esas aventuras, el niño entiende lo importante que fue su paso por la escuela, aprendió que la capital de España es Madrid, y que 5 x 5 son 25 (claro que para él es más importante la risa que le regaló la niña). La mamá es la primera que ve el elixir con que el niño regresó a su mundo, en forma de dieces en todos los ejercicios y abejitas trabajadoras, además la cara de felicidad al recordar la sonrisa de quien en un futuro podría ser su primera novia.

Entonces, las características del mito del héroe se encuentran en todo lo que signifique una historia, y todos vivimos una historia a diario, desde que nos levantamos hasta que regresamos a nuestras casas; el mundo de la aventura es nuestra ciudad, y cada uno busca su propio elixir cada día.

Escritor: Carlos Wenceslao Torres Zúñiga

Loading...

Deja una respuesta