Historia cultural china – 14 parte –

Como hasta el gobierno y la familia real abrigaban tanta veneración hacia los ermitaños, los ministros, marchaban luego en masa para el campo, y empezaron a llevar una vida tranquila mientras mostraron el gran amor hacia la naturaleza. Como he mencionado anteriomente, aquel era el tiempo de paz durante toda la dinastía T’ang, la situación económica había mejorado y la mayor parte de los funcionarios ya podían comprar fincas.

 

A la larga, construyeron fincas y chalets en varios sitios del país, o cerca de la capital, como lugares de vacaciones. Para los letrados de la dinastía T’ang, vivir como ermitaño era una buena manera de facilitarles acceso para lograr un puesto en el gobierno, para cuando empezasen carrera oficial, las fincas situadas en el campo serían lugares de entretenimiento durante las vacaciones y, también serían asilos cuando se desilusionaran de la vida política. Los intelectuales y los funcionarios del T’ang próspero, si bien nunca fueran ermitaños, se enorgucerían de conocer a los ermitaños y a los sacerdotes taoístas. Con tal de que recordemos cuántos de aquellos numerosos poemas escritos durante la dinastía T’ang titulados “ visitar al ermitaño tal” o “visitar al sacerdote taoísta tal”, nos daremos cuenta fácilmente cúan importantes eran los ermitaños  a juicio del pueblo durante aquella época.

 

Después de que Shie Ling Yun tomó la iniciativa de hacer poemas paisajísticos en gran cantidad durante el siglo décimo, tanto el desarrollo de la métrica como el del estilo estético de la poesía se perfeccionaron gracias al esfuerzo mancomunado de los poetas sucesores y, al final llegó a su auge en las obras de Wang Wei y Meng Hao Jan en el siglo XIII.

 

El T’ang próspero fue un período cuando el imperio tenía un territorio extremadamente inmenso que les dio a los poetas un gran espacio en donde podían explorar y conocer bien la naturaleza, lo cual era inimaginable para aquellos que vivían en un país cuyo territorio no dejaba de disminuir por invasión continua de los bárbaros del norte. Lo más importante, en la dinastía del sur, debido a la influencia a largo plazo del budismo y de la metafísica taoísta, los letrados y los poetas solían observar la naturaleza con una mentalidad filosófica. Pero a partir de la dinastía Tang, los poetas, hartos de ser tan filosóficos para todo, se pusieron a observar el paisaje con más corazón y desde una perspectiva estética a fin de cumplir sus necesidades para la belleza. Para los poetas de la dinastía Tang, describir la naturaleza no era necesario hablar de la Realidad y el movimiento espontáneo de lo que exsite, podía ser tan alegre, tan libre como si dialogaran con un viejo amigo.

Vivían en un imperio más poderoso que durante la dinastía Han, los intelectuales de la dinastía Tang anhelaban hacer algo. Eran más emprededores que antes para que hazañas que pasaran a la historia. Recorrían todas las partes del imperio para conocer bien el país, ampliaban las relaciones sociales especialmente presentando sus obras literarias a los magnates y a las celebridades, con objeto de llamar la atención y ser recomendados por los personajes influyentes.

En aquel entonces el confucianismo, el budismo y el taoísmo reinaban concurrentemente, por lo cual era favorable para los poetas, el tener una mente abierta para pensar, reflexionar, tolerar, y cultivar buen criterio en cuestiones de arte, según la diferente escuela de vida que tenían. Además, también podían consultar los poemas pastoriles y paisajísticos escritos en las dinastías Jin y Sung para mejorar y perfeccionar la escritura. Mientras cantaban el panorama magnífico revelando sentimientos elevados y altas aspiraciones, elogiando a los nobles de aquella gran época, también describían detenidamente el campo tranquilo para representar la paz y la estabilidad que tenía la situación política.

Cuando llevaban una vida retirada, los que se dedicaban al budismo visitaban templos budísticos para hacerse amigos de los bonzos; por otra parte, aquellos que se dedicaban al taoísmo recorrían montañas y ríos célebres, con esperanza de encontrar a los inmortales o por lo menos visitar a los sacerdotes taoístas ilustres; así que tenía oportunidades para estar en comunión con la naturaleza, por lo que produjeron un caudal de poemas pastoriles y de poemas paisajísticos, y al final formaron una escuela muy influyente.

Los poetas paisajísticos en general describían todo tipo de paisajes y cantaban la vida en el campo, escogían los materiales y se les inspiraba el trabajo de los campesinos, pastores y de pescadores. Componían poesías de forma antigua con cinco caracteres, cuartetas y cuartetos de cinco caracteres. Condensaban en unos muy pocos caracteres la belleza imponente de la escena grandiosa, también reproducían vívidamente la hermosura sutil de lo más diminuto, y crearon una concepción artística muy particular. Pintaban el paisaje, el entorno de aldea rural,  mostrando un ambiente sosegado y bucólico con éxito, expresando eufemísticamente el descontento que sentían o revelando su gran inclinación hacia una vida tranquila y ordenada.

Wang Wei y Meng Hao Jan, fueron los líderes de la escuela de poemas paisajísticos durante el T’ang próspero. Uniendo las características de los poemas de Tao Yüan Ming(陶淵明, 372-427, letrado y poeta célebre entre las dinastías Jin y Sung. Era conocido como el primer poeta ermitaño en la historia poética china “隱逸詩人之宗”), Shie Ling Yun y de Shie Tiau, los poetas de esa escuela, relataban principalmente el encanto de llevar una vida como ermitaño y la delicia que causaba contemplar el paisaje rural. Además de Wang Wei y Meng Hao Jan, en la escuela también se destacaron poetas famosos como Chu Kuang Shi(儲光羲), Tzu Yung(祖咏),Chang Chien(常建)y Pei Ti(裴迪).

Autor: Wang Jung

Loading...

Deja una respuesta