La construcción de valores, para la formación de sujetos desde el uso reflexivo y crítico de los medios.

      Comentarios desactivados en La construcción de valores, para la formación de sujetos desde el uso reflexivo y crítico de los medios.

Es bien sabido por la comunidad escolar y por la sociedad en general que el llamado a transformar las prácticas pedagógicas de los docentes, está latente en el ambiente de la escuela, lo cual resulta completamente innegable y bastante necesario, teniendo en cuenta que los estudiantes son sujetos y que la “construcción” de éstos involucra en nuestra era el uso de los medios de comunicación, especialmente de la televisión y la Internet.

Debido a esta condición, el tema que suscita el presente escrito viene ligado a la construcción de sujetos, desde el uso consciente, reflexivo y crítico de los medios de comunicación y de las llamadas TICS con los que los niños y adolescentes interactúan la mayor parte de su tiempo. Hablar de un uso crítico de los medios implica entender que el formar niños y adolescentes conscientes de sus derechos y deberes, implica una educación para ciudadanos con ciertos aspectos o mínimos necesarios para consolidar la formación de una persona. La solidaridad, la política, la económica y la función social.

Posiblemente si le preguntamos a un estudiante al azar por el concepto de política o de economía puede no dar una respuesta elaborada y completa como aparecería en un texto de carácter político o económico; pero si se le preguntara a ese mismo estudiante sobre las decisiones que toma sobre sus actividades diarias o si en la escuela y en el hogar se le da el espacio de participación y se tiene en cuenta su voz, si sabe administrar los recursos que se le proporcionan, seguramente tendrá mucho para decir.

Puede que el estudiante no responda de la forma esperada o dé la definición exacta de cierto concepto o categoría, pero si se puede decir que el estudiante participa constantemente en la política la economía y en el resultado de los valores que se le han inculcado en el hogar y en la escuela. Valores que son completamente fundamentales, porque son los que guían la forma de vida de las personas.

Los estudiantes toman sus decisiones en las actividades que realizan a diario, decisiones que se relacionan con el que hacer del mundo adulto, y su relación está básicamente con aquellos con los que los niños y los adolescentes pasan la mayoría del tiempo. Dos lugares fundamentales son el hogar y la escuela, porque son espacios en los que los niños pasan el tiempo y desarrollan la mayoría de sus actividades.

Por tal motivo, tanto la familia como la comunidad escolar tienen en este sentido un papel decisivo. La primera, como el núcleo de personas que brindan la protección integral, y el amor hacia los niños y adolescentes. Y la segunda, como el grupo de personas que en correspondencia con la familia, impulsa las capacidades cognitivas, sociales y afectivas, así como el carácter y la alegría en los niños.

La intervención de los maestros en la práctica pedagógica debe estar fundamentada en el conocimiento y la enseñanza no solo del saber o disciplina para la que se ha formado, es tarea del docente, prepararse a sí mismo en el conocimiento de la práctica de los derechos y deberes, para poder formar a los estudiantes dentro de esta perspectiva.

Para un docente o padre de familia puede resultar sencillo explicar los conceptos de economía, política y solidaridad u otros valores como el respeto por el otro, por su voz y su dignidad, sin embargo, es pertinente hacernos este tipo de preguntas: nosotros como seres humanos y docentes, encargados de una ardua y significativa labor para la sociedad, ¿estamos conscientes que nuestras acciones son las que desencadenan grandes repercusiones en esa construcción de sujetos que salen y saldrán a las ciudades, al país y al mundo a ser y fomentar el desarrollo de la solidaridad, ser consciente del papel político, económico y social? ¿Está el estudiante consciente de su realidad, de lo que le ofrece la ciudad y el país? ¿Está el estudiante consciente de qué es lo que se merece?

Ahora bien, por qué hablar de las tecnologías de la información. Pues por la razón de que la sociedad de la información y el conocimiento exige en estos momentos que los niños y adolescentes utilicen las herramientas que tan en boga están hoy por hoy, pero es necesario que se fomente dicha actitud crítica y reflexiva de estos medios desde los actores que dejan huella en un estudiante: la familia y los docentes.

No es aceptable que hoy en día seamos apáticos a la tecnología, o que no actuemos con responsabilidad frente a ella, no estaríamos siendo competitivos de acuerdo a la actualidad. Simplemente, no podemos darle la espalda al mundo de la ciencia y la tecnología por la sencilla razón de que somos la sociedad de la información y el conocimiento. Utilizar adecuadamente esta tecnología nos da la herramienta para que nuestros hijos y las nuevas generaciones utilicen conscientemente los medios, en provecho de ellos y de los demás. El uso adecuado, da la oportunidad a los niños, niñas, adolescentes y jóvenes de seleccionar el material del vasto mundo de la ciencia y la tecnología.

Finalmente, se puede decir que pensar en cómo se usan los medios y las nuevas herramientas tecnológicas guían el actuar de los estudiantes, pero es claro, no es únicamente tarea del docente, pues son varios los actores que influyen en la educación y en la formación del estudiante, el reto pues, es tarea de todos, y es el adulto el que modela las actitudes que desea que los niños y adolescentes aprendan.

Por: ANYEL YURANY SOSA RODRÍGUEZ
Licenciada en educación básica con énfasis en humanidades y lengua castellana.
Universidad Distrital Francisco José de Caldas.

Loading...