LA EDUCACIÓN: UNA SALIDA PARA UNA MOVILIDAD MÁS SEGURA

Cada día experimentamos, sin distinción alguna, de clase o estrato, en las principales urbes del mundo, el rigor, las dificultades y los contundentes efectos de una movilidad exageradamente paralizada, caótica y acuciosamente peligrosa. Aunque el problema no es sólo el preciado tiempo que se nos va esfumando en continuos trancones y congestiones, sino, además, la cantidad de vidas humanas que se están viendo afectadas y lesionadas en esos mismos escenarios tan críticos, y peor aún, el número elevado de víctimas mortales que diariamente se están presentando en las calles de las diferentes metrópolis. “Los traumatismos por accidentes de tránsito constituyen un problema mundial de salud pública que afecta a todos los sectores de la sociedad” (4 de diciembre de 2003, OMS, Consejo Ejecutivo 113 reunión, Punto 3.9 del orden del día provisional).

En Colombia, por ejemplo, según las estadísticas del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses de los últimos años, se mantiene una cifra promedio cercana a los 5.500 siniestros de tránsito por año, ocupando el segundo lugar en causales de mortalidad en el país, por debajo sólo de la violencia o el conflicto armado que son precisamente los aspectos que más muertos generan en nuestra nación. Podríamos decir entonces, que periódicamente se viene desatando una “batalla campal” día tras día, en medio de los recorridos y desplazamientos a nuestros lugares de destino, de manera que al interior mismo de las zonas de mayor concentración urbana de la nación, se dan los mayores índices de accidentalidad.

Además, es importante anotar, que cerca de la mitad de las víctimas de dichos siniestros son jóvenes apenas de quince a veintinueve años, es decir, proyectos de vida, sueños, ilusiones, ideales imprescindibles para una nación, los que se están viendo truncados en la vía; algunos tal vez por simple adrenalina, por inexperiencia o falta de pericia, otros por afán o deseo de exhibicionismo y unos más por querer experimentar aventuras extremas; pero todos ellos con grandes falencias, vacíos y debilidades en torno a las competencias y conocimientos básicos que exigía dicha actividad tan inminentemente peligrosa, generando así un panorama delicado de desconocimiento de la vía, el vehículo y las normas mínimas que regulan sana y justamente la manera de compartir ese espacio público que llamamos vía, y que naturalmente desencadenan en una estadística tan crítica y preocupante como la que anteriormente se acaba de referenciar.

¿Qué hacer entonces ante tan delicado panorama? ¿Qué soluciones serían más eficaces para contribuir al mejor funcionamiento del sistema de tráfico? ¿Cómo contribuir a una notable disminución de estas alarmantes estadísticas? Son algunas preguntas que surgen lógicamente frente a esta realidad y que quedan a la espera de una razonable y esperanzadora respuesta que pueda incidir significativamente por parte de todas las estructuras, instancias e instituciones que están intrínsecamente comprometidas y relacionadas con el mundo de la movilidad.

En esta ocasión sólo quisiera detenerme y enfatizar aquellas que tienen una tarea o función netamente educativa: en primer lugar, me refiero a “La Familia” como la primera institución forjadora de los valores en la sociedad; sin lugar a dudas, hay que reivindicar el papel de la familia como el primer núcleo donde se forman los ciudadanos en torno a la cultura, a la cívica y a la urbanidad de cómo irrumpir en ese espacio público que llamamos “Vía” sin generar mayores afectaciones negativas. La manera de estar hoy en esos espacios, ya sea como peatones, acompañantes, pasajeros o conductores (llamados “Actores o Protagonistas” de la vía), tiene mucho que ver con los modelos o referentes que tuvimos por delante en esos procesos iniciales de formación. Y seguramente no fueron las teorías las que finalmente se asimilaron, sino el ejemplo y la práctica misma, las que crearon hábitos y costumbres para saber estar y compartir dichos escenarios. En definitiva, no se le puede quitar a la familia ese rol o esa función socializadora de preparar a los futuros actores de la vía.

En segunda instancia, considero que “La Escuela o Institución Educativa” también tiene una responsabilidad y una real incidencia en esta tarea de crear una cultura y una conciencia vial durante la educación primaria, básica y media. No se puede desaprovechar esa hermosa oportunidad, durante once largos años de formación, de desarrollar sistemáticamente unos contenidos o integrarlos desde las diferentes disciplinas del conocimiento, para que ofrezcan unas bases, herramientas o criterios fundamentales para irrumpir en la vía sin generar mayores contratiempos.

De hecho, en Colombia, fue aprobada por parte del Congreso De La República la Ley 1503 de Diciembre 29 de 2011, donde se establece “La Enseñanza Obligatoria” en todos los establecimientos oficiales o privados que ofrezcan educación formal, del desarrollo de conductas y hábitos seguros en materia de seguridad vial y la formación de criterios para evaluar las distintas consecuencias que para su seguridad integral tienen las situaciones riesgosas a las que se exponen como peatones, pasajeros y conductores (Literal (f), Artículo 14, Ley 1503 de 2011). (Decreto 1500 de 2009, Ministerio de Transporte de Colombia). Tal vez sea este uno de los puntos más críticos en nuestro país y que necesita de una gran reforma donde se pueda garantizar realmente para las nuevas generaciones una verdadera formación en el conductor que le lleve a dimensionar su responsabilidad inminente en la vía. .

Escritor: Jhovanny Montoya Gómez

Loading...

54 pensamientos en “LA EDUCACIÓN: UNA SALIDA PARA UNA MOVILIDAD MÁS SEGURA

  1. Pingback: generic viagra effectiveness

  2. Pingback: when will there be generic cialis

  3. Pingback: buy viagra high street

  4. Pingback: viagra long term effects

  5. Pingback: Viagra brand

  6. Pingback: viagra 50mg usa

  7. Pingback: cialis miami

  8. Pingback: Canadian pharmacy viagra

  9. Pingback: Viagra mail order usa

  10. Pingback: natural alternative to viagra

  11. Pingback: viagra brand 100mg

  12. Pingback: what is a viagra party

  13. Pingback: women viagra pills coupons

  14. Pingback: best price on cialis

  15. Pingback: cialis price india

  16. Pingback: viagra generic date

  17. Pingback: generic cialis best price

  18. Pingback: viagra for sale

  19. Pingback: cheap viagra

  20. Pingback: buy generic viagra

  21. Pingback: cialis pills

  22. Pingback: www.jueriy.com

  23. Pingback: tadalafil 10mg

  24. Pingback: order viagra

  25. Pingback: buy viagra online

  26. Pingback: online casino gambling

  27. Pingback: online casino games real money

  28. Pingback: online casino games

  29. Pingback: order viagra online

  30. Pingback: cialis 5 mg

  31. Pingback: cialis buy

  32. Pingback: cialis buy

  33. Pingback: cialis 5 mg

  34. Pingback: cash loan

  35. Pingback: loan online

  36. Pingback: instant loans

  37. Pingback: real money casino games

  38. Pingback: casino online games for real money

  39. Pingback: viagra prescription

  40. Pingback: online casinos for usa players

  41. Pingback: real money casino

  42. Pingback: levitra canada

  43. Pingback: vardenafil dosage

  44. Pingback: Real cialis online

  45. Pingback: canadian pharmacy online

  46. Pingback: cialis online

  47. Pingback: erection pills viagra online

  48. Pingback: pills erectile dysfunction

  49. Pingback: erectile dysfunction medications

  50. Pingback: viagra for sale

  51. Pingback: order cialis online

  52. Pingback: Usa viagra sales

  53. Pingback: Buy branded viagra

  54. Pingback: cialis online canada

Deja una respuesta