La importancia del desarrollo de las Habilidades Sociales en la educación.

Actualmente vivimos en un mundo tecnológico, globalizado, y social, pero esto no quiere decir que sepamos interactuar con los demás, lo que puede ser un gran problema y un limitante, sin mencionar todos los problemas psicológicos a los que nos puede llevar. La educación nos puede ser de gran ayuda para desarrollar y adquirir herramienta para poder relacionarnos con nuestros pares, en esto la Actividad Física cumple un rol fundamental ya que da las instancias y la conexión con otras personas, además de entregar valores, aumentar su potencial físico, mantener un estilo de vida activa y saludable e integrarse en un colectivo.

La Actividad Física es una estrategia que posibilita la canalización de esta energía, para el desarrollo de un autocontrol por el propio sujeto, en este caso el adolescente, y para el desarrollo de las habilidades para negociar y solucionar los conflictos. Para poder adentrarnos más en este tema debemos definir ciertos aspectos relevantes referidos a las habilidades sociales y al contexto deportivo y educativo actual: Empecemos definiendo Habilidades Sociales, lo que es un poco complicado debido a que no se a llegado a consenso de su definición por lo que entre las expresiones empleadas para hacer referencia a las Habilidades Sociales, encontramos el concepto de Inteligencia Social Interpersonal, Competencia Social entre otros, definiremos un poco más estos dos conceptos no referimos a Inteligencia Social o Interpersonal, como la capacidad de una persona para comprender e interactuar eficazmente con los objetos y acontecimientos interpersonales. Mientras que la competencia social hace referencia a la capacidad del individuo de adaptar su comportamiento en función a la retroalimentación que recibe del interlocutor y de la propia situación. Teniendo en cuenta esto nos introduciremos al contexto deportivo y educativo visto desde el punto de las habilidades sociales. moral y esto aplicado a las habilidades sociales de los niños.

HABILIDADES SOCIALES CENTRADAS EN EL CONTEXTO EDUCATIVO: La necesidad de utilizar técnicas participativas o estrategias metodológicas basadas en la diversidad de actividades para promover el desarrollo de Habilidades Sociales para la convivencia, la cooperación, solidaridad, entre otras, requiere de la coordinación curricular como institución educativa, para contextualizar y entregar una educación más significativa y de calidad. Para desarrollar intervenciones curriculares educativas a nivel de aula y como institución educativa, es importante la implicación de los profesores, lo que serían los protagonistas de este proceso. Las dinámicas de grupo, las actividades que impliquen la distribución de funciones y responsabilidades y la necesidad de lograr el consenso grupal ayudan a poner en práctica numerosas habilidades de relación. Las metas compartidas y el éxito logrado entre todos son una de las mejores recompensas del esfuerzo grupal. El deporte es un escenario, una escuela en donde aprendemos, desarrollamos y ponemos en práctica un sinfín de habilidades emocionales, sociales, tácticas, etc. El jugar en un Equipo significa que aprendimos a compartir, a trabajar juntos, a designar tareas, a luchar por un objetivo común y también, a vivir la frustración de una derrota.

Podemos aprender esto en otros escenarios, pero el deporte nos da la oportunidad de ir extremando las situaciones, de movilizar nuestros cuerpos física y químicamente (desarrollar la capacidad de autocontrol mientras la adrenalina y otros químicos nos inundan, el cortisol nos lleva a un estrés en donde el pensamiento racional va quedando de lado) a instancias complejas. desarrolladas en el deporte: trabajo en Equipo, resolución de problemas bajo stress, perseverancia, etc. Debemos tener la perspectiva de que lo que desarrollamos en el Deporte, también nos sirve en nuestra vida.

IMPORTANCIA DE LAS HABILIDADES SOCIALES EN LA EDUCACIÓN.: La Educación aspira a promover el desarrollo integral de las personas, por ello debemos intentar potenciar todo tipo de capacidades, no sólo las cognitivas o intelectuales, sino también las que hacen referencia a la inserción social, al equilibrio personal o afectivas y a las relaciones interpersonales. En un establecimiento de cualquier nivel socio económico la diversidad del alumnado se acentúa mayormente en las edades de 12 a 14 años ya que ahí es cuando se definen las personalidades y afloran un sin fin de emociones que dan características de los rasgos que posiblemente estos adolescentes mantengan hasta su adultez.

Muchos de estos jóvenes son capaces de desarrollar espontáneamente las habilidades y destrezas necesarias para beneficiarse de la convivencia y la interacción con sus compañeros. Pero resulta evidente que otros alumnos carecen de esas destrezas y por ello se ven privados de las ventajas que produce la convivencia con otros iguales. Los docentes son quienes deben proporcionar respuestas diversas y diferenciadas para que la mayoría del alumnado pueda acceder a potenciar estas destrezas sociales.

Crear programas de desarrollo y adquisición para las habilidades sociales e introducirlas en los programas educativos directamente cada vez se vuelve más necesario, poco a poco los niños y jóvenes las van perdiendo, y pasa a ser no solo responsabilidad de los padres incentivar a los niños y jóvenes a interactuar entre ellos, sino que también de los profesores y de toda la comunidad educativa, lo que nos implicaría un cambio curricular.

Escritor: Nicole Urrutia L.

Deja una respuesta