LA INVESTIGACIÓN PEDAGÓGICA

El ingreso al ámbito estudiantil, es para muchos niños uno de los primeros y mejores pasos en su vida. Pero también es de anotar, que son los docentes los encargados de hacer que este paso, nunca deje de ser tan importante para el niño como cuando dio inicio a sus clases por primera vez, que esa luz que brilló en sus ojos cuando recibió su primera felicitación, su primera nota y todas esas alegrías que forman parte de esa bella etapa de transición, siempre lo sean.

Es precisamente cuando la investigación pedagógica tiene gran importancia, ya que siempre se investiga sobre los cambios, los sueños, las proyecciones y todo aquello que hace parte de la vida de los alumnos desde el momento que ingresan a las aulas, todo el proceso de su evolución académica hasta el momento del ingreso a la universidad. ¿Por qué siempre mirar al alumno, cuando son los educadores los primeros en dar formación, en inculcar respeto, amor, valores, principios y fundamentos para enfrentarse a la sociedad de la cual hace parte? Se debe empezar a mirar la constante evolución de la cual forman parte los educadores, a llegarle de una manera más responsable y didáctica a cada una de las personas a las que se transmiten los conocimientos, pero mirando el modernismo, las causas, la evolución, los sueños, las dificultades y todo de una forma más personalizada, para lo cual se debe estar en constante formación, capacitación y preparación que permita ser en la diversidad y salir de la mediocridad.
Rescatar la sustancialidad pedagógica, de los educadores en el proceso, otorgándole un carácter preventivo y productivo, para la diversidad de la cual cada uno de los educadores del mundo debe formar parte activa.

Todo educador debe hacer una revisión de todo el material, los argumentos expuestos y todo aquello que logre de alguna manera mejorar un poco las reglas de la educación en Colombia, pero respetando la equidad y el sistema educativo. La razón para realizar una investigación pedagógica es la búsqueda constante, crítica y totalmente creativa del proceso educativo. Partamos del hecho de que la pedagogía y la investigación son inseparables, por lo tanto la docencia debe basar sus preceptos y su modo de proceder en la investigación, si no, la educación no dejaría de ser un mero acto mecánico. En la práctica docente se hace necesaria una constante interacción que no se base solo en la teoría si no que permita partir de las vivencias.

Existe hoy en día una carencia total de motivación por parte de muchos docentes para iniciar o inculcar en sus alumnos un proceso investigativo, piensan algunos que pueden ser una carga adicional, que pueden salirse de la metodología ya establecida y que tal vez se vuelvan idealistas en vez de pragmáticos. Han perdido la capacidad de criticar creativamente su trabajo diario y sus prácticas como docentes, se vuelven sistemáticos y muy poco creativos. La actividad investigativa en el docente debe apelar a la llamada “intuición” que abre salidas creativas y divertidas tanto para él como para sus alumnos, implica además leer y formar una rutina enriquecedora y de constante aprendizaje. El docente no se debe limitar a modelos establecidos o tradicionales, debe explorar creativamente, usar preguntas claves y ser muy curioso y despertar esa curiosidad en los alumnos. El docente debe autocriticarse, analizarse y mirar más allá, y plantearse si su labor está enfocada en miras de su propio crecimiento como pedagogo.

Un gran motivo para realizar investigación pedagógica es buscar optimizar el trabajo del docente y crear pasión por la enseñanza, porque es precisamente en estos dos puntos (optimización, pasión), de donde parte una verdadera transformación a nivel pedagógico, es darle un sentido consiente a la labor cotidiana. La UNESCO manifiesta y declara al maestro como parte clave y motor de transformación en la escuela y de hecho en todo el sistema educativo. Esta transformación debe partir desde cada aula de clase ya que el docente debe ser gestor de investigación y generar el cambio a partir de sus propias ideas y no de otras ya establecidas. Existe un conformismo en la mentalidad de muchos profesores colombianos que no les permite revitalizar su capacidad para crear nueva escuela.

La pedagogía no es una obligación, es un creer y crecer constantes. La investigación crea conciencia en los docentes de su papel dentro de la pedagogía actual. Los alumnos de hoy exigen más y también es un hecho de que la actualidad exige el dominio teórico y metodológico por parte del docente quien deberá estar en capacidad para pensar y trabajar por sí mismo y lograr vencer los obstáculos que surgen a través de un proceso investigativo, que sea un profesional con iniciativa, espontáneo, autónomo, maduro, responsable, original y creador.

La investigación pedagógica tiene un carácter social y su objeto principal de estudio es la educación del ser humano vista como un proceso en el que intervienen alumnos y profesores, y en este caso es el maestro un elemento vital porque desde su posición como docente puede identificar, estudiar y resolver cantidad de problemas de la educación. Los resultados de estas aplicaciones e investigaciones permiten dar cuenta del avance y el retroceso de la educación en los niños y niñas en los cuales se hace necesaria la retroalimentación de la practica educativa y una correcta reorientación del plan de mejoramiento escolar, mediante la investigación acción participativa; la renovación didáctica, basada en la trasmisión – recepción de conocimientos , está evolucionando a pasos agigantados, pero es inminente que aún queda espacio para que la enseñanza sea un movimiento pedagógico renovado, organizado y comprometido con los alumnos, quienes en últimas son los más beneficiados o perjudicados con toda esta evolución pedagógica, que debemos tomar como un recurso para el reforzamiento tan necesario y deseado que queremos darle al sistema educativo en Colombia.

Escritor: Paulina Andrea Sánchez.

Deja una respuesta