La primavera de Wang Wei – 2 parte –

En los versos séptimo y octavo, Wang describe el interior de la villa: Al caer el día, aunque se atenuaba el brillo del sol poniente, no se iba el calor en la habitación. Ya era primavera y, a medida que subía la temperatura, salía más gente a la calle para charlar y para hacerse visitas unos a los otros; de ahí que se puso cada vez más animado el pueblecito. Un amigo campesino se le acerca a Wang y habla con él con gran alegría.

A partir del noveno verso hasta el final, el poeta nos revela el contenido de la amena conversación: En cuanto resucita la tierra, el agua sube y llena las zanjas. Mientras verdean los campos, tanto los melocotoneros como los ciruelos ya han vestido su ramaje con incontables brotes y hojas. Aunque no estan todavía en flor, el fresco verdor ya les había agradado mucho la vista y también ya les había dado la ilusión de una buena cosecha en el futuro. Se dice que la primavera es la mejor temporada para empezar el trabajo de todo el año (一年之計在於春), empezaría muy pronto la arada primaveral. El poeta, aunque nunca había hecho las labores agrícolas ni había labrado la tierra como aquellos campesinos, estaba encantado de hablar de agricultura con ellos, dando una viva muestra de amistad con las familias campesinas.

Al final, los dos últimos versos responden al título. Llegará muy pronto la temporada de intenso trabajo agrícola y, tanto el poeta como los campesinos estará listos para la faena.. Para poder compartir el hermoso paisaje cuanto antes con su mejor amigo Pei Ti, le escribe a vuelo la pluma para que venga pronto y para que comience una vida retirada juntos en la campaña de Wang Chuan. El poeta, anhela  vehementemente que venga su mejor amigo y, hasta mandó preparar los medios para que venga inmediatamente.A la vez, también quiere que decida la fecha exacta para venir. Todo lo que escribe el poeta en los últimos versos nos da una imagen vívida de un anciano, el cual estaba dispuesto a dispensar su hospitalidad en cualquier momento.

春中田園作

屋上春鳩鳴,村邊杏花白。

持斧伐遠揚,荷鋤覘泉脈。

歸燕識故巢,舊人看新曆。

臨觴忽不御,惆悵遠行客。

 

Escrito en el campo primaveral

Al empezar la primavera, se oye de vez en cuando a las tórtolas arrullar debajo del alero. Al mismo tiempo, el albaricoquero al lado de la aldea se viste todo de blancas flores.

En el campo, salen los campesinos para talar el largo ramo de la morera; algunas veces buscan detenidamente la vena de la fuente subterránea a lo largo del monte.

Al cerrar el día, unas golondrinas vuelven presurosas al nido; en casa, hojeo el nuevo calendario para planear la vida del año entrante.

Aunque intento beber a placer, pero me distrae la idea al recordar a aquellos que están ausentes de sus lares desde hace mucho tiempo y no pueden gozar de la vida hogareña.

Es una oda dedicada a la primavera. En ella, el poeta narra, sienta y paladea calladamente el placer de la vida tranquila en el campo. Las tórtolas, que se ven rara vez en el invierno, ya han aparecido en grupo en la aldea. Pian y cantan debajo del alero muy a menudo, como si anunciaran en público la llegada de la primavera. Al lado de la aldea, los albaricoqueros adelantaron a florecer antes que los meloncotoneros y adornan todo el pueblecito con las blancas flores.

En los dos primeros versos, el poeta nos presenta  la primavera en el aire describiendo el gorjeo de las avecillas y el florecimiento de los albaricoqueros. Luego, el poeta volvió a hablar de las faenas agrícolas- Con el canto de las tórtolas, los campesinos salen en masa de su casa, algunos podan y cortan el ramo largo de la morera a fin de recoger las hojas para criar gusanos de seda. Mientras tanto otros llevan azadas al hombro para buscar la venas de la fuentes subterráneas. Tanto talar la morera como garantizar si va a haber suficiente antes de sembrar el arroz, son las primeras dos labores que hacían una vez que termina el invierno, y  marcan el comienzo de una nueva temporada de intenso trabajo agrícola en un nuevo año.

La vuelta de las golondrinas y la aparición de nuevo calendario también significan que ya han empezado los días iniciales de la primavera. Al volver, las golondrinas se posan en la viga arrullando, parece que han reconocido cuál fue su nido anterior. Y yo, un año más viejo que antes estaba hojeando el calendario del nuevo año. Aunque creía que tanto yo como las golondrinas no hemos cambiado mucho, ¿ qué voy a planear para este año para no perder el tiempo ? Y vosotras golondrinas, ¿ qué vais a hacer entonces ?

Autor:  Wang Jung

Deja un comentario