LA TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN. RECUENTO HISTÓRICO Y VIGENCIA EN LA ACTUALIDAD

En América latina, surgió un movimiento eclesial que tuvo como finalidad poner en práctica las reformas promulgadas en el Concilio Vaticano II, dentro del contexto latinoamericano. Dicha corriente nació en el año de 1968, en el marco de la reunión del episcopado latinoamericano llevado a cabo en la ciudad de Medellín.

La principal pregunta que busca responder este movimiento teológico es ¿cómo se puede lograr ser un cristiano en un continente marcado por la opresión y desigualdad? La respuesta a este interrogante tiene su fundamento en los escritos del Evangelio donde se proclama la acción de Jesús que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el mal.

Lo problemático de dicha corriente teológica radica en que sus principales representantes hicieron uso de las herramientas sociológicas y científicas del comunismo que pregonan la lucha de clases como forma de reivindicar a una sociedad que está dominada por un modelo económico que propicia la desigualdad social como el capitalismo. Esta combinación trae como consecuencia la implementación de un modelo de acción pastoral que lleva a cabo un adecuado proceso de evangelización que incluye a toda la población, sobre todo a los marginados y oprimidos.

La combinación entre las teorías del comunismo y los valores evangélicos hicieron que los representantes de la teología de la liberación sufrieran acechos desde el mismo seno de las autoridades Vaticanas, ocasionando con ello una fuerte persecución por parte de las autoridades políticas y religiosas a los sacerdotes que basaban su acción pastoral en este modelo novedoso que combinaba dos posiciones al parecer opuestas. Estas fuertes persecuciones tuvieron su punto más alto con el asesinato del arzobispo de San Salvador, Oscar Romero, quien en sus predicaciones hacia una fuerte denuncia sobre la opresión a la que era sometida la población a causa del gobierno de tendencia conservadora.

El asesinato de Monseñor Romero y de muchos sacerdotes y fieles que se identificaban con este modelo de acción pastoral produjo fuertes cuestionamientos a las autoridades eclesiales de los países latinoamericanos, así como graves denuncias sobre la violación de los derechos humanos por partes de los gobiernos de tendencia conservadora que en la mayoría de países implementaron dictaduras.

En medio de la estigmatización que sufrieron los representantes de dicha corriente teológica, ellos continuaron con su acción pastoral en favor de la población oprimida y marginada, pero también tomando en cuenta las recomendaciones que se impartían desde la Santa Sede que proponían dejar de lado las herramientas comunistas. Así fue como el papa Juan Pablo II, en una correspondencia enviada al episcopado brasilero en 1986 afirmaba que la teología de la liberación era conveniente y necesaria.

Después de la aprobación final del Vaticano en favor de esta corriente teológica, pareciera que la misma sufriera una estancación en la producción literaria, puesto que no hay publicaciones en esa línea. Lo cierto es que esta corriente teológica aún se imparte en las facultades de teología sin sufrir algún tipo de veto, aunque teniendo en cuenta las críticas por parte de los sectores más conservadores de la Iglesia, quienes se han opuesto a este tipo de teología y acción pastoral.

VIGENCIA EN LA ACTUALIDAD Brasil en el 2007, parece soplar un nuevo aire para la teología de la liberación. En dicha reunión se dieron los lineamientos necesarios para realizar un adecuado proceso de evangelización que sea incluyente y que de testimonio de la acción de Jesús por las personas pobres y marginadas, que en la actualidad se muestran en los rostros de las enfermedades terminales, en las personas que sufren a causa malas políticas económicas, en las personas que sufren por la violencia, en las personas que sufren en el silencio a causa del estrés de una sociedad consumista y deshumanizante.

Dichos lineamientos se están llevando a cabo mediante la realización o renovación de planes pastorales en las diócesis de América latina y que han sido bautizados como SINE (Sistema integral de Nueva Evangelización) o PROINE (Proceso Integral de Nueva Evangelización) La llegada del Papa Francisco al pontificado ha hecho que los lineamientos trazados para la evangelización propuesto para América latina, sean lanzados para el mundo católico, ocasionando con ello una reforma al interior de la curia vaticana que ha estado salpicada por escándalos como la pedofilia, lavado de activos, corrupción y falta de testimonio del clero. Estas reformas han llenado de esperanza a los católicos que en ocasiones ya han expresado su cansancio al clero que se ha expresado en la fuga de fieles a otras denominaciones eclesiales. Con lo anterior de expresa que la teología de la liberación si tiene vigencia, y no solo en el contexto latinoamericano, sino en el contexto mundial.

Escritor: Reinaldo Torres Correa

Deja una respuesta