MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y NUEVAS TECNOLOGÍAS: UNA HERRAMIENTA PODEROSA EN EL ENTORNO DE APRENDIZAJE

Uno de los principales temores del ser humano se presenta frente a lo desconocido, el cambio parece ser un fantasma que no nos deja avanzar pero que paradójicamente en las ocasiones más determinantes es uno de los factores relevantes para tomar una nueva decisión. Es ese temor el que hace que para los docentes los medios de comunicación y sobre todo las nuevas tecnologías se presenten como una amenaza que está en otra dimensión, que en muchos casos desconocemos y por esto mismo nos negamos a incluirla en nuestro día a día. Pero ¿son realmente los medios de comunicación una amenaza latente? O por el contrario ¿serán estos medios la respuesta a muchos interrogantes anteriormente expuestos?

Es innegable la relación estrecha que existe entre las nuevas generaciones y los medios de comunicación, es innegable la necesidad de conocer y manejar estos medios y así mismo lograr el mejor provecho de los mismos, pero no es fácil encontrar la manera de mediar ese temor y ese paradigma existente que nos ha mostrado estos medios como fuentes de distracción o agentes que alejan al estudiante del aula y así mismo del conocimiento.

Es importante poder encontrar la manera de desarrollar estrategias pedagógicas que incluyan los medios y las tecnologías como factor positivo dentro del proceso de aprendizaje y las razones son múltiples, reconocemos bien el concepto popular que dice, quien tiene la información tiene el poder, ya sea que nos acuerde del filósofo David Hume quien dijo en el siglo XVIII “quien tiene el saber tiene el poder” o nos remita a finales del siglo XVI cuando Sir Francis Bacon expresó “el conocimiento es poder” pero como educadores nos apropiamos de la importancia del conocimiento, del saber y de lo vital de la reproducción de la información y sobretodo de la calidad de la misma y la manera responsable en la que se transmite.

Es por esto que también debemos reconocer la importancia de los medios de comunicación en el proceso educativo, bien sean los más básicos que hemos utilizado desde siempre para impartir y nutrirnos de conocimiento o bien sean estas nuevas tecnologías que cada vez nos presentan retos más interesantes gracias al acceso inmenso a la información que nos brindan y sobre todo a la inmediatez de la misma. Siempre quisimos saberlo todo y poder tener el mundo al alcance de la mano, ahora podemos hacerlo pero de alguna manera esto parece asustarnos, y puede ser por la responsabilidad que esto implica.

La globalización de la información es una de las ventajas innegables de los medios de comunicación actuales, ya no sólo tenemos la información de los libros que podamos tener a nuestro alcance o el conocimiento a través de nuestras propias experiencias, ahora tenemos la oportunidad de comparar con infinidad de fuentes, opiniones y perspectivas de todas partes del mundo. Reconocemos y somos conscientes de estas ventajas pero sabemos también que los estudiantes van un paso adelante, manejan fácilmente las nuevas tecnologías, lo que hace que lleguen más fácilmente y sobretodo más rápidamente a la información, es normal sentir temor al ver que estamos quedando un poco rezagados como fuentes de información, pero no es momento para pelear contra el fenómeno, es momento de volverlo una herramienta que si bien requiere mucha cautela puede hacer el desarrollo pedagógico mucho más interesante y a su vez mucho más fácil. La responsabilidad como educadores está en conocer los medios y las potencialidades de cada uno de ellos y hacernos cada vez más responsables por el manejo consciente de los mismos, es vital conocer sus funcionalidades, sus alcances y así mismo entender las responsabilidades que implica su uso.

El acceso a la información, a tal cantidad de información, nos enfrenta a diferentes fenómenos como la publicación de información no veraz, el plagio, la suplantación de identidad y el conocimiento de diferentes puntos de vista y opiniones en muchos casos bastante contradictorios y susceptibles a la malinterpretación. Es aquí donde el papel como educadores se intensifica, ya la responsabilidad no está en impartir el conocimiento, ni la información, porque estos ya están al alcance de todos, la responsabilidad radica en hacer a los estudiantes investigadores reales y conscientes; que no traguen entero y lograr que con un criterio estructurado puedan filtrar dentro de ese mar gigante de información permanente, aquello que sea de su interés y puedan posteriormente llegar a un análisis que les permita desarrollar opiniones y conclusiones estructuradas.

Pero ¿Cómo lograr desarrollar el uso consciente de los medios de comunicación? La guía del docente tiene que ser un proceso permanente y argumentado, debemos conocer estas tecnologías, estos medios a fondo y saber cuáles son esas posibilidades que nos brindan. La capacitación constante va a permitir que podamos hablar cara a cara con los estudiantes sobre las tecnologías y el uso de las mismas, al pasar de ser los transmisores de la información y convertirnos en guías de un proceso investigativo propio del estudiante, nuestros propios procesos comunicativos con él deben ser mucho más constantes y consientes.

Es hora de dejar de discutir y batallar con la presencia de los medios de comunicación y las nuevas tecnologías dentro de las aulas de clase. Impedirle a un joven que use su teléfono celular dentro del aula de clase o que no se remita a las redes sociales en su día a día es una guerra perdida. Es hora de enfrentar el temor a esas nuevas tecnologías y a dejar de ser el centro de atención en los entornos educativos, es hora de apropiarse de ellas, de tomar los medios de comunicación y las nuevas tecnologías y convertirlas en armas que son de por sí muy eficaces y que nos brindan la posibilidad de utilizar nuevas estrategias pedagógicas más participativas y dinámicas.

Cómo no reconocer el poder de un buen debate o plenaria, donde los estudiantes puedan exponer diferentes puntos de vista de diferentes autores y referencias encontradas y a su vez refutar los conceptos presentados con información en tiempo real? ¿Cómo no reconocer el poder de los periódicos gratuitos de circulación diaria como herramientas para fomentar la lectura? ¿Y las herramientas como blogs, sitios web y todos los generadores de contenido como fuentes de nuevas oportunidades y de investigación para la generación de proyectos que sean realmente novedosos a nivel mundial? Son inmensas las posibilidades que se presentan gracias a los medios de comunicación pero así mismo es inmensa la responsabilidad que representa el acceso a la información globalizada y a los diferentes puntos de vista encontrados en los medios, es nuestra responsabilidad como educadores el forjar criterios, educar en el manejo responsable de la información y en el respeto hacia las diferentes culturas, propuestas y maneras de pensar, así como la necesidad de crear opiniones propias sobre lo investigado o lo leído.

Escritor: Diana Catherine Peralta Granados

Deja una respuesta