NUEVAS MANIFESTACIONES DE LA VIOLENCIA DE A TRAVÉS DE LAS REDES SOCIALES – 8 parte –

En este sentido el análisis de la información permite entender un poco mejor la naturaleza de los conflictos que se presentan en la Institución Educativa, donde las víctimas suelen ser buenos estudiantes que tienen excelentes relaciones con sus profesores. Los victimarios son personas con dificultades familiares, que no toman muy en serio el estudio y que en términos generales presentan un historial de dificultades disciplinarias y académicas. Un hecho interesante que se pudo observar después de realizar las entrevistas fue evidenciar como las redes sociales (Facebook), se están transformando en un espacio donde los papeles s subvierten, es decir, lo que en el “mundo físico”, es una desventaja (ser un buen estudiante, conocedor de los medios electrónicos), se convierte en una potencialidad para realizar agresiones y generar rumores dañinos e intimidaciones en el mundo virtual.

Este hecho se puede evidenciar en el análisis realizado en la anterior matriz cuando vemos como las tradicionales manifestaciones de violencia escolar (bullying), tales como poner apodos y hacer reír a los demás lastimando la sensibilidad de los compañeros, adquieren una mayor intensidad y duración en el ciberespacio. Esto se podría explicar si concluimos que los ciberagresores y ciberacosadores, son en muchos casos, los acosados y las víctimas del día a día en los Centros Educativos.

El análisis también permite comprender los efectos comunicacionales del “Ciberbullying” y su relación con las dificultades comunicativas en el Colegio, de esta manera se pudo constatar que los estudiantes que están en el grupo de victimizados se encuentran en situación de desplazamiento o vulnerabilidad en el grupo, tienen menor estatus sociométrico, menor autoestima, mayor sentimiento de soledad, menor satisfacción con la vida.  Expresada en categorías descriptivas como el no deseo de seguir estudiando, la sensación de que la tienen “montada”, que se ríen de ellos, y en general, una sensación de rechazo. Este análisis permite concluir que estas o categorías descriptivas o síntomas de posibles patologías psicológicas, son las más importantes y deben ser tenidas en cuenta por los docentes y directivos, para predecir este tipo de victimización que, desafortunadamente, cada día va en aumento.

Análisis de resultados

La encuesta aplicada, profundizó sobre algunos de los hallazgos del diagnóstico realizado por la Institución, ayudándonos a comprender el papel que juegan las variables descritas en el fenómeno a estudiar. Una de estas variables, condujo a establecer que si se presentan, y a qué nivel, acciones violentas dentro de los muros y en el ciberespacio de la Institución Educativa. Los datos recogidos, dan cuenta de los constantes ataques y peleas entre los educandos, y de los diferentes tipos de violencia ejercida, que van desde insultos, pasando por escupitajos, hasta terminar en riñas con educandos lastimados, daños a la propiedad de los implicados y a los enseres de la Institución.

Del Bullying al ciberbullying: una de las funciones más importantes, tanto de la observación como de la encuesta, era determinar si la violencia y las agresiones físicas, y verbales, presentes en la Institución (Bullying), no sólo habían trascendido las fronteras físicas del Centro Escolar; sino que además, habían dado el salto al mundo virtual (Ciberbullying), más específicamente a las redes sociales. Se pudo establecer que un gran número de estudiantes accede con frecuencia a las páginas sociales, siendo Facebook la más visitada, seguida por Hi5 y Badoo. Las personas consultadas manifiestan que su principal interés es enterarse de los “chismes” del momento y observar imágenes de sus contactos, algunos buscan tener nuevos amigos(as) y establecer contacto con personas de otras nacionalidades. Frente a la pregunta concreta sobre la utilización de las redes sociales para ofender, agredir o intimidar a compañeros y/o amigos, sorprende que un considerable número de personas aceptan utilizar o haber utilizado en algún momento estas páginas para difundir información falsa o hacer comentarios denigrantes, de igual forma se pudo constatar que en las redes, concretamente en Facebook, están colgadas frases agresivas, difamatorias e insultantes en contra de estudiantes y docentes de la Institución Educativa. Además de acuerdo a los resultados se puede concluir que las redes sociales y los mensajes de texto fomentan la expresión de la violencia y que esta se hace preferentemente de manera indirecta y que se trata de un acoso repetitivo permanente.

Control sobre la víctima: efectivamente los principales motivos de la intimidación son la apariencia y el nivel social de la víctima, estableciéndose la “victimización relacional” considerada como una forma de victimizar al otro por razones económicas, sociales, étnicas o de preferencia sexual; siendo una de las grandes paradojas de este estudio es que las personas que más han sido blanco de agresiones físicas, verbales y de ciber-acoso, son afrodescendientes, seguidos por homosexuales y jóvenes catalogados como buenos estudiantes. Se menciona la palabra paradoja, porque en su gran mayoría los estudiantes de la I.E. La Paz son de ascendencia Afro, con raíces en el Departamento del Chocó y muchos de ellos son discriminados e insultados por sus mismos compañeros por el color de su piel y demás rasgos fenotípicos. Expresiones como “mico”, “orangután”, “negro huele-maluco”, son escuchadas con bastante frecuencia en los pasillos de la Institución y son utilizadas en la red. Con respecto a los homosexuales, son bastante intimidados y acosados por sus compañeros, máxime si se trata de un joven afrodescendiente, es común encontrar frases como “está degenerando la raza”. Uno de los grupos que más sufre el ataque de sus compañeros, e incluso de sus docentes, es el de los chicos(as) considerados “buenos estudiantes” debido a su excelente promedio académico y al tiempo que le dedican a labores escolares. Las agresiones contra este tipo de personas van desde daños a sus pertenencia y útiles, hasta la conformación de grupos en Facebook denominados “Odio a…”.

Autor: Edison Alejandro Yepes Mejía

Loading...

Deja una respuesta