¿Porqué mis amigos no leen?

      Comentarios desactivados en ¿Porqué mis amigos no leen?

A la edad de 6 años, comenzamos a leer y lo haremos durante toda nuestra vida, sin embargo, un gran porcentaje de la población, como es de conocimiento público, no tiene el hábito de la lectura. Siendo una persona que tiene como hobby leer y consciente de los beneficios que esta trae consigo y la inmensa fuente de entretención que se encuentra alcance de la mano, siempre me he preguntado ¿Por qué a mis amigos no les gusta leer?, buscando una razón, hace un tiempo atrás decidí entrevistar a personas de mi circulo cercano que reconocen, no les gusta leer, o simplemente no leen.

Ante todo quisiera dejar en claro que este no es más que un trabajo cuyo objetivo principal es satisfacer una duda personal, por tanto ,no es bajo ningún punto de vista , un referente de lo que acontece en la sociedad chilena ni objeto de análisis académico o técnico alguno. A modo de referencia y para una mejor comprensión en cuanto a las conclusiones, señalaré que la población objetivo, consideró un total de 10 personas entre hombres y mujeres, cuyo rango de edad fluctúa entre los 15 y 65 años.

Utilicé como metodología la conversación, la cual fue realizada de forma personal y a través de chat. Para su análisis, dividí a los entrevistados en dos grupos, siendo el grupo A jóvenes y el grupo B adultos; en esta ocasión no efectué ningún tipo de segmentación en cuanto al sexo ni actividad de los participantes. Como es lógico imaginar, lo primero que pregunte fue: ¿por qué no te gusta leer?

en cuanto al grupo B en su mayoría argumentó la falta de tiempo y un sinfín de que obligaciones cuya prioridad supera con creses a la de sentarse a leer. ¿Qué importancia otorgas a la lectura en lo personal y profesional? fue mi segunda pregunta. Ambos grupos le asignan gran importancia, el primero (grupo A) identifica la lectura como una herramienta que permite mejorar la ortografía y la redacción, en tanto el grupo B, señala que este hábito permite desarrollar destrezas cognitivas, como la capacidad de análisis y síntesis, ambas muy valoradas en el área profesional. comentario realizado en algunas de las conversaciones de forma bastante lapidaria, dando por hecho que es tarde para adquirirlo.

¿Te gustaría aprender a leer? fue mi última pregunta, al principio ninguno de ellos la entendió y con sonrisas en los labios o el típico “ja ja ja” utilizado en el chat, contestaron que sabían leer desde muy pequeños, insistí majaderamente con mi pregunta, hasta que uno ellos infirió la intensión y comenzamos a conversar de lectura y literatura, lectura y fantasía, lectura y conocimiento, lectura y capacidades.

Después de haber realizado las entrevistas, o mejor dicho haber conversado con ellos, hubo algo que llamó mucho mi atención y que no tiene que ver con las conclusiones que de las respuestas se pueden inferir. Ninguna de las personas que entreviste , mencionó los beneficios de entretención y placer que otorga la lectura, al parecer ninguno de ellos ha tenido la dicha de disfrutar de un libro de aquellos que ocupan tu pensamiento y te trasladan en el tiempo, de esos libros en los que te conviertes en el títere del autor, que te lleva en segundos del pasado al presente , de la noche al día, de la alegría a tristeza, de esos en que ansías llegar a casa para seguir leyendo porque la curiosidad te consume en donde cada minuto libre lo dedicas a leer aún cuando no alcances a pasar a la siguiente página y quedan rondando en tu imaginación los personajes y sus vivencias, hasta mucho rato después.

Aún cuando podría estar horas refiriéndome a lo que la lectura significa para mi, debo centrarme en lograr el objetivo que se planteo en un inicio, esto es entender ¿por qué mis amigos no leen? Como conclusión final puedo decir que mis amigos no leen porque no saben hacerlo, quizás falló la motivación de los profesores o sus didácticas, quizás nuestros padres y sus incentivos, tal vez todos ellos en su conjunto, sin embargo, el problema no radica en que no lean, para mi el verdadero problema radica en que en el futuro seguirán sin leer. De ésta simpática aventura periodística comprendí la responsabilidad que tengo como mamá de encantar a mis hijos con la lectura, llevarlos de la mano por el mundo de la magia y como docente, de abrir los caminos de mis alumnos para que aprendan y disfruten del conocimiento.

Escritor: Jacqueline Carvajal Leiva

Loading...