Principio de Vilfredo Pareto para mejorar los ingresos que percibes de tu empresa familiar

Como propietario o co-propietario, e incluso accionista de una empresa familiar, lógicamente buscas que ésta logre solidez, estabilidad, expansión, lo cual a su vez se puede traducir en su permanencia a través del tiempo, el crecimiento de la misma, gozar de una clientela fiel, además de generar atractivas ganancias ¿cierto? Esto, de ninguna manera es cuestionable, muy por el contrario, en aras de apoyarte en dicha cruzada, quiero presentarte un instrumento que puede ayudarte a analizar la situación actual de tu empresa con miras a mejorarla a futuro. Me refiero al Postulado Pareto. Conozcámoslo algo más.

 80/20, regla base en dicho postulado económico racional.

Contrariamente a lo que puedas pensar, su creador no es, aunque parezca obvio el Economista Vilfredo Pareto, sino el Dr. Jurán, quien le adjudico ese título en honor ha dicho científico por haber sentado las bases de su análisis, gracias a sus investigaciones sobre distribución de las riquezas. No obstante, esto es poco importante para tu interés financiero. Lo realmente significativo, sería conocer ¿para qué sirve? O ¿tiene utilidad esta tesis? ¿Y cómo puedes aplicarlo en tu negocio familiar? En este mismo sentido, es indispensable precisar que el manifiesto básico del mencionado principio: “un 80% de resultados son posibles obtenerlos con solamente 20% del esfuerzo e incluso dependiendo de su aplicación, gastos, interesante ¿cierto? También se conoce como “mínimos vitales, excesivos triviales”.

Veamos algunos ejemplos para comprenderle.

 Considerando la perspectiva auto-emprendedora podrían establecerse enunciados tales como: “sólo 20% de tus clientes generan el 80% de tus ganancias”. O “el 80% de los errores de producción tienen un 20% de causas probables”, a nivel organizacional seria: “sólo el 20% de tus empleados es capaz de fortalecer la misión empresarial”, o esta otra: “si capacitas al 20% de tus empleados, obtendrás un 80% de rendimiento de ellos”. Y así, con el resto de los aspectos que tienen cabida en tu modalidad o propuesta negocio, y créeme, desde todas las situaciones de vida, es aplicable. Inténtalo como ejercicio y verás.

 Utilidad de la Ley de Pareto.

Supongo, que ya con los ejemplos anteriores, has podido comprender en qué consiste esta Ley, pero ¿aun no le ves la utilidad? Pues, es tan sencillo como que te permite visualizar si estás enfocando tu esfuerzo, dinero o tiempo (pocos vitales) hacia las áreas que deberías o por el contrario están siendo derrochados en aspectos que no lo merecen (muchos triviales), con lo cual te permite razonar y redireccionar las acciones desde ya. Además, te permite detectar a priori posibles dificultades, previniendo así su agravamiento. Pero si reflexionas un poco más, podrás comprender que este principio puede ser la clave que estabas buscando para rentabilizar exponencialmente tu negocio, pues te permite encauzar tus energías hacia donde realmente está la clave del éxito, optimizando a la vez tu tiempo y dinero. Esta corriente de pensamiento es posible aplicarla al resto de áreas de vida con semejantes resultados, aclarando que dichos porcentajes se tratan solo de un aproximado, que puede varían levemente. Pero aún asi, ¿No crees que sea un secreto bien guardado entre quienes lo conocen?, para aspirar obtener éxito aprende la mejor manera de aprovecharle.

Deja una respuesta