Proyecto de Diseño, Instalación y Puesta en Funcionamiento de un Gimnasio basado en el uso de Nuevas Tecnologías para la Práctica de la Actividad Física a Través del Juego Virtual – 2 parte –

3.1.2 Nombre de la unidad estratégica de negocio

El Naming es un paso esencial en la construcción de una marca o un negocio. Esto es así debido a que el nombre constituye la identidad verbal del mismo. La denominación del negocio debe concentrar, preferiblemente en pocas letras, su personalidad, con sus valores y beneficios.

Dado que el nombre es el fundamento sobre el que se construye la identidad del negocio y que es el encargado de transmitir la primera impresión positiva a los potenciales clientes, éste debe ser flexible, distintivo, creíble, coherente, evocador, legible, pronunciable, notorio y, en la medida de lo posible, simple, porque de esta simplicidad depende en buena medida que el público lo recuerde con mayor facilidad.

En función de lo expuesto, se decidió que el gimnasio lleve el nombre de “Virtual Gym”, nombre que se corresponde plenamente con el concepto general del proyecto y que sugiere de manera clara su esencia. La palabra “Virtual” (que se escribe de manera idéntica en castellano y en inglés, aunque luego su pronunciación sea diferente) hace referencia precisamente al carácter virtual[1] de los juegos basados en la electrónica y las nuevas tecnologías que serán la principal característica distintiva del gimnasio. Estos “juegos virtuales” son los que harán posible que los clientes se ejerciten de una manera lúdica, haciendo de la gimnasia más una diversión que una obligación que se cumple de mala gana. El nombre se completa con la palabra inglesa “Gym” (gimnasio, en su concepción moderna) derivada del griego gymnasion[2] (γυμνάσιον). 

3.1.3 Producto o Servicio a comercializar

Se decidió crear un gimnasio cuyo rasgo característico y diferenciador será el uso de las nuevas tecnologías informáticas puestas al servicio de la práctica de la actividad física. Para ello, el gimnasio contará con un sector virtual e interactivo en el cual sus asistentes podrán, al mismo tiempo que realizan sus rutinas físicas, participar de juegos virtuales que harán que la gimnasia sea, además de una práctica saludable, un entretenimiento. Con esto se busca captar una porción significativa del mercado potencial de los establecimientos dedicados a la actividad física, ya que una de las principales causas por la cuales las personas no son regulares en la práctica de la actividad física, es el aburrimiento producido por las prácticas repetitivas en un ambiente caracterizado por la falta de interacción de sus concurrentes.

Además de la oferta descripta, y para ofrecer un conjunto de servicios amplio y acorde a las necesidades particulares de cada persona, el gimnasio brindará otros servicios, habituales en este tipo de establecimientos, como ser: aparatos para musculación y gimnasia cardiovascular, fitness grupal, entrenamiento personalizado, spinning, pilates y yoga, entre otros; y quienes concurran podrán contar con el  asesoramiento de profesionales idóneos que los orientarán en la elección de las prácticas que mejor se ajusten a sus necesidades, además de supervisar dichas prácticas de ser esto deseado por el cliente. El gimnasio ofrecerá también los servicios de un nutricionista, quien brindará información acerca de las dietas adecuadas para complementar de manera efectiva las rutinas de ejercicios en función de las motivaciones de los socios (adelgazar, desarrollar musculatura, etc.). Además, como es habitual en los gimnasios de mayores dimensiones y oferta más diversificada, los clientes tendrán a su disposición duchas y servicio de cafetería, para hacer de su permanencia en el establecimiento una experiencia más cómoda, grata y placentera.

3.2.1 Por qué “Virtual Gym”

Basándonos en la encuesta nacional de factores de riesgo (ENFR) realizada en 2005 y la última hecha en 2009 por el Ministerio de Salud de la Nación. Podemos afirmar que el sobrepeso afecta al 54% de la población Argentina mayor de 20 años.

Schraier  (especialista en nutrición) remarcó que “lamentablemente, los hábitos de nuestra población se modificaron para mal. Se comen menos frutas y verduras, y se hace menos actividad física. Esto trae aparejado un empeoramiento del balance nutricional, déficits de vitaminas y minerales y el crecimiento de la prevalencia de enfermedades crónicas severas que se relacionan con la obesidad”. (http://saludable.infobae.com/cada-vez-mas-argentinos-sufren-enfermedades-asociadas-al-sobrepeso/)

Actualmente, nuestra sociedad propone a la delgadez como un modelo de éxito, más de la mitad de los Argentinos tiene sobrepeso, es decir casi uno de cada cinco. Sedentarismo, malos hábitos alimenticios, son algunas de las razones que citan los especialistas. Algunas iniciativas recientes indican que la problemática de la obesidad comenzó a despertar cierta preocupación en ámbitos estatales. Según la sociedad argentina de obesidad y trastornos alimentarios el gasto que insumen las enfermedades relacionadas con la obesidad representa más del 20% del presupuesto nacional destinado a la salud, según datos del Ministerio de Salud. Pero los especialistas consultados sostienen que aún queda mucho por hacer, sobre todo en materia de prevención y cambio de hábitos.

Es por estas razones, que consideramos que esto es una oportunidad de negocios, ya que no existe en el mercado otro tipo de servicio que brinde el incentivo para realizar actividades físicas sin ser monótono y aburrido, ni que combine la tecnología con el ejercicio físico.



[1] Del latín virtus (fuerza, virtud). Según la Real Academia Española: que tiene virtud para producir un efecto, aunque no lo produce de presente, frecuentemente en oposición a efectivo o real.

 

[2] La palabra griega gymnasium significa «lugar donde ir desnudo», y se utilizaba en la Antigua Grecia para denominar el lugar donde se educaba a los muchachos. En estos centros se realizaba educación física, que se acostumbraba practicar sin ropa, de la misma manera que los baños y los estudios (Juan Amós Comenio (1982, primera ed. 1922) «Didáctica Magna». México D.F.: Porrúa.

Autor: María Soledad Cobian

Deja un comentario