Residuos

      No hay comentarios en Residuos

Cuando se deja de utilizar el producto, su reutilización o reciclaje. Los residuos. Lo que hay que saber es si se puede reutilizar o reciclar, los materiales pueden separarse e integrarse a otros productos. donde se depositan los residuos?

En esta etapa del ciclo de producción los artículos ya han sido utilizados o consumidos por las personas que los han adquirido, siempre puede haber la posibilidad de que el artículo pueda seguir utilizando (quizás con alguna reparación), reutilizarlo o intercambiarlo por otro, aprovechar parte de sus componentes o reciclarse totalmente. El reciclaje es una alternativa que en los últimos años ha adquirido mucha importancia. Hoy en día casi todo lo que consumimos en un hogar se puede llevar a un punto específico de reciclaje. Lamentablemente, algunos productos son difíciles de reciclar, sus componentes han sido fabricados de una manera que es difícil separar sus elementos o para hacerlo se requieren procesos muy caros.

En el caso de algunos electrodomésticos, en adquirir uno de nuevo la compañía vendedora debe recoger el producto viejo. Pero en el caso de teléfonos móviles u ordenadores el reciclaje es más difícil y no hay control sobre el destino de los sus componentes. Una pantalla de ordenador es considerada un desecho peligrosa por sus componentes químicos que pueden contaminar grandes cantidades de agua o producir gases altamente contaminantes si tienen contacto con el fuego.

En cuanto a los llamados residuos tecnológicos, el planeta empieza a estar al límite de su sostenibilidad. Hay zonas de Asia donde tradicionalmente se habían estado llevando residuos tecnológicos en vertederos a cielo abierto, lo que está suponiendo un desastre natural y social para estas regiones, y al ritmo actual supuestamente eso mismo afectará otras regiones del planeta.

En el caso de otros productos deberíamos saber desde el momento de su adquisición el valor social y ambiental que supone gestionar los residuos que generan, o si estaríamos dispuestos a invertir un poco más en el pago de una tasa de recuperación de materiales. Muchos cartuchos de tinta para impresoras ya añaden en el precio de compra un cargo para financiar proyectos de reciclaje.

La ropa, el calzado y otros materiales se pueden reutilizar o intercambiar, regalar o incluso venderse en mercados de segunda mano que existen en muchos lugares y que representan una alternativa de recuperación del valor de la pieza. Al final, lo que se trata es que este ciclo de producción concluya con el menor nivel de residuos posible, pero el ritmo de producción-consumo al que nos hemos acostumbrado hace que no valoramos los productos adquiridos, y que por tanto tengamos poco interés en conservarlos.

Deja una respuesta