“ROLES Y ESTEREOTIPOS DE GÉNERO EN PRIMARIA”

      Comentarios desactivados en “ROLES Y ESTEREOTIPOS DE GÉNERO EN PRIMARIA”

En la educación primaria, a la edad de once años los niños/as comienzan a desarrollar una conciencia de identidad. Si bien en etapas como la educación infantil y los primeros niveles de primaria, las relaciones int¬¬erpersonales se establecen sobre todo a través del juego afín, es decir, los niños/as establecen una homogeneidad según el tipo de acciones vinculadas al juego. El patio como método de observación directa es un espacio idóneo para detectar los distintos comportamientos que se desarrollan en los menores. Podemos decir que los niños se mezclan con los de su mismo género y viceversa. Los roles y estereotipos en la conducta se ven influenciados por el entorno más próximo.

Aunque hay excepciones, hablamos de que esta influencia directa se traslada en el entorno escolar. En la escuela se trabaja la equidad de género; un ejemplo son los rincones de trabajo en educación infantil que planifican estrategias para generar actitudes positivas y de solidaridad entre iguales.Tenemos en cuenta pues, que la educación en los centros escolares constituye una herramienta fundamental en la transmisión de los patrones culturales de género. Esta medida de conciencia se refuerza fuera de este entorno: la familia y los medios de comunicación son determinantes en la construcción de esta conciencia que va a diferenciar a los individuos en el futuro.

Hay que entender que el proyecto curricular del centro dispone de herramientas adecuadas para tratar la discriminación de género. La integración de los alumnos/as en la sociedad viene referenciada por las actitudes que van a motivar al profesorado a modular las estrategias en el contexto educativo. Esta adaptación curricular viene dispuesta en la Ley y por tanto estas medidas se incluyen en las diferentes áreas de conocimiento que completan la formación integral. La formación del profesorado se presenta como fundamental para una completa pedagogía que dé respuesta a la incorporación de los individuos en la sociedad. El fin de la escuela debe ser proporcionar las habilidades necesarias para una adaptación continua en la sociedad en la que se reproduzca de manera eficaz una educación para la igualdad.

Dentro de la estructura social, los medios de comunicación son un elemento clave en la conducta del ser humano. Sabemos que en esta etapa del desarrollo, se producen cambios significativos respecto, por ejemplo, al lenguaje sexista y a los diferentes roles de género asimilados a través de la comunicación.Estos dibujos animados tienen como personajes principales a tres chicas. La clave del enorme éxito que tienen entre los más jóvenes, viene relacionado con los estereotipos reproducidos en la sociedad de consumo: triunfadoras, delgadas ligadas a un estilo concreto de moda, adolescentes, etc. la serie no tiene otro fin que las peripecias de unas chicas para conquistar a ese chico de ensueño. Estas asociaciones de los personajes ficticios que poseen un lenguaje y estilo particular, persiguen de manera lógica una estrategia de merchandising eficaz. Una apuesta de la multinacional del juguete Mattel, que construye un guión adaptado a la conciencia de los menores.

El interés que encontramos en la investigación del tema de los roles según el sexo es la incidencia continua discriminatoria sexista que existe en un porcentaje significativo dentro del contexto educativo. La identificación de conductas como el lenguaje sexista o los distintos estereotipos, se reflejan en los juegos deportivos o visión de algunas profesiones (dicotomía fuerza-débil), reforzadas en algunos casos por el propio profesorado que legitiman y/o permiten estas acciones a través de las actividades que ponen en práctica. El uso característicos de colores –rosa/azul-; juguetes –muñecas/soldados-; deportivos –fútbol/gimnasia artística, son claros ejemplos de que la escuela, de forma sistemática, refuerza valores segregados.

El papel fundamental de la investigación sobre esta materia, es el de detectar como responden los alumnos a estas estrategias impuestas en el contexto escolar y potenciadas en los medios. A través de actividades transversales y especialmente de carácter proyectivo, los menores relatan mediante su conducta y los roles que adquieren, la visión asimilada que tienen de la identidad, género. Estas herramientas nos desvelan la visión particular de los acuerdos que implícitamente se establecen; nos explican cómo condicionan la agrupación social-afectiva, nos permiten reflexionar sobre las conductas y acciones que se reproducen, y analizar las inferencias de los medios de difusión (dibujos animados) junto a la influencia del entorno familiar y escolar.

Escritor: Sebastián Pérez

Loading...