¿Se puede pensar en la soledad de la literatura en el país de Don Gabriel?

      Comentarios desactivados en ¿Se puede pensar en la soledad de la literatura en el país de Don Gabriel?

Es claro que cuando se nombra a Don Gabriel García Márquez en cualquier ambiente literario o pedagógico, de inmediato llega a la mente la capacidad para crear desde el realismo mágico, una radiografía del país donde él nació. Pero la verdad es que no se trata solo de la patria, sino de un continente que no ha terminado de encontrarse en el contexto real, dentro de un mundo lleno de cambios e innovaciones.

En la obra de Don Gabriel, la soledad no es solo de una familia, ni de un país, o un continente, sino de un grupo de individuos que no ha encontrado su realidad cultural, porque no identifica en la Educación una opción de vida para fortalecerla y por el contrario la exigen como la obligación, para poder alcanzar a hacer un “simulacro de vida” que se despliega cuando se ha logrado un título o cierto nivel educativo.

Entonces, ese pequeño detalle me llevó un día a pensar, ¿de qué manera podemos hablar de Educación presentando a la Literatura como una herramienta pedagógica? ¿De qué forma podemos hacer que el estudiante la vea como algo absolutamente esencial en su preparación académica?
Considerando que no estaba tan mal en mi teoría personal, donde percibo a la Literatura como eso, una herramienta pedagógica, me di a la tarea de crear durante el tiempo que llevo realizando un proyecto de investigación, por iniciativa propia, en un colegio del distrito de la ciudad de Bogotá, este texto que algunos han concluido es un ensayo, y otros me han dicho que es un hibrido entre esegénero literario, y una novela o un cuento.

De cualquier forma, pienso que las dos maneras de creación literaria, permiten conjugar el propósito real de análisis demostrativo de la Literatura; no es que se deba perder el contexto natural de cada uno de los géneros, sino que a través del tiempo compartido con los muchachos, he visto como ellos mezclan tantas cosas en sí, que eso los divierte y les hace interesarse en temas que se relacionen con la Educación.Partamos del hecho existente sobre la alta influencia de la Literatura en el mundo, cuando por medio de obras, muchos se han dado el lujo de cantar las cuatro tablas a los gobiernos de sus países, sobre la realidad de una sociedad decadente, mostrar la característica emotiva de un individuo que padece los inclementes temores de la sociedad del momento, como sucede ahora con la recesión económica en muchos lugares, o las constantes interrogantes que circundan el mundo de la teología en esa eterna búsqueda del Ser Superior o en otros casos, limitar la obra literaria para ser llevada al séptimo arte y recibir múltiples reconocimientos.

Como sea, en algunas partes del planeta solo para eso sirven las obras literarias, identificada de una manera rigurosa para destacar algunas historias en los planteles educativos, por medio de textos que se debe leer… verdades o mentiras alrededor del arte de las letras, lo cierto es que puede y debe ser cautivador y necesario dentro del negocio de las editoriales, pero no debe ser el único fin.
Empecemos entonces, a crear esa hermosa sirena que puede vivir en cualquier ambiente, conservando su belleza y cautivando a todos los que le rodean con su capacidad de canto, que no es más que una demostración de la Literatura oral de muchos pueblos.Cuando a la vida de un pequeñuelo llega la Literatura, se le presenta como un duende o un hada, o cualquier otro personaje maravilloso que se pierde en su mente, entrando por completo y para siempre; nunca se deshace de esa figura porque le acepta permitiéndole tomar parte de todo en su cosmos.

Y así se da inicio a la relación de esos dos mundos, una niña o un niño que lee ávido de aprender cuanta cosa llegue hasta su universo de fantasías, creando de a poquito el conocimiento del cosmos real en el que se mueve junto a los adultos, llevando a los que le rodean a reflexionar y pensar en aquel maravilloso ámbito que sienten perdido; y está el otro lado en la vida del pequeño que como un duende de esos que habitan en los cuentos, le narra al oído historias hermosas que le condicionaran de ahí en adelante, sobre el infinito que puede alcanzar cada vez que une su imaginación a un texto u obra literaria.

Así, igual que la fantasía de Don Gabriel, en un universo de conocimientos se encontraron dos que inevitablemente se necesitaban: la criatura evolucionada del Universo y su creación.
Cada vez que un niño llega al colegio para formarse y educarse, se empieza a cosechar en el amplio campo del conocimiento, donde se hace necesario ir más allá de aprender por aprender, para educar por ennoblecer al ser humano. Y lo primero, es el lenguaje.
Básicamente, ¿cómo hablar de Educación si no haces referencia al leer y escribir? Y, ¿qué hay de los cuentos y las historias, para enterarte de todo lo que ha pasado en el mundo en el que vives? En ese orden de ideas, ¿se puede pensar en educación sin tratar el tema de la Literatura? Pienso que no.

Otro hecho de importancia es que la obra literaria forma parte de los currículos pedagógicos como un instrumento para enseñar. Lo percibo de esa forma debido que las novelas se quedan en la memoria de los estudiantes porque leyeron un fragmento, desconociendo la realidad que se haya detrás de la historia que no llamó la atención de su lector; no se crea una debida interconexión en el objeto y el sujeto, porque los dos se desconocen debido a que no se identifican para empezar la relación. Irónico teniendo en cuenta, que el objeto es derivado del sujeto.Teniendo en cuenta todo eso, resulta interesante plantear un encuentro armonioso entre la muy cuerda e intelectual Literatura y los jóvenes díscolos que no creen encontrar nada llamativo en ella…

Escritor: Enith Santis Aguas

Loading...