Uso de los signos de puntuación cuestión de época, moda, tecnología o gusto?

Los libros, revistas, prensas, el internet, entre otros, nos proporcionan textos que de una u otra forma nos sirven para formarnos o informarnos, formación e información que se puede  verafectada por la falta de signos de puntuación al momento de leer lo que se ha escrito. Analizar e interpretar, es la capacidad que tiene el lector para hacer una connotación y dar su punto de vista acerca de lo que se está leyendo; Sin embargo, ese análisis se puede ver afectado por el uso equivocado e inadecuado de los signos de puntuación, los cuales permiten que al momento de leer un texto hagamos la pausa o entonación ordenada para poder comprender lo que él escritor quiso dar a entender; no obstante, como escritores debemos utilizar adecuadamente los signos de puntuación para que el lector entienda el mensaje que en realidad deseamos transmitir, sin darle cabida a las malas interpretaciones.

Durante miles de años hemos aprendido en la escuela, colegios, universidades, centros de formación, institutos, etc. Que cada signo de puntuación cumple una función específica dentro del texto, de separar, preguntar, mencionar y hasta exclamar; caso tal, la coma, que la utilizamos para separar enunciados, ejemplo: algunos departamentos de Colombia son: Chocó, Antioquia, Meta, Amazonas, etc. Cabe destacar las funciones del punto, si es seguido podemos usarlo cuando vamos a separar oraciones dentro de un mismo párrafo, ejemplo: Hoy viene Juan a mi casa. Andrés te espero en el parque. Caso opuesto pasa con el punto aparte, porque con el podemos separar párrafos con contenidos diferentes, y el punto final indica que hemos terminado el escrito o la lectura.

Por otro lado, el punto y coma lo empleamos cuando deseamos separar palabras largas con muchas comas en una oración, ejemplo: me gusta viajar, pasear, conocer nuevos lugares; sin embargo, me dan pánico los medios de transportes. Es ameno puntualizar, que los dos puntos los debemos utilizar antes de una enunciación. Ejemplo: los colores primarios son: amarillo, azul y rojo. Además, los signos de interrogación son importantes para cuestionar y preguntar. Por lo tanto, los exclamativos, son dispensables para hacer oraciones exclamativas, exhortativas o imperativas.

Desde otra óptica, es valioso argumentar que la tilde, rayita oblicua, es aquel signo lingüístico que utilizamos para ponerle a las vocales con determinadas reglas ortográficas, las cuales pueden evitar ambigüedades semánticas, porque no es lo mismo: secretaria que secretaría. En la actualidad son notables los cambios que se han ido presentando con el paso de los años en cuanto a la forma de comunicarnos, avances tecnológicos que nos permiten acceso fácil y rápido a la información, gracias a ellos cada persona escribe, informa e interpreta a su acomodo, razón por la cual en las redes sociales, chat, blog y demás se viene presentando la no utilización de las normas gramaticales y se ha ido regando como un virus ya que lo vivimos a diario a tal punto que se ha vuelto normal para muchos esta forma de escribir.

No podemos olvidar la función e importancia de los signos de puntuación la cual es comunicar de una forma correcta, por lo tanto no podemos permitir que este virus nos infecte a tal punto de seguir esparciéndolo en nuestra cotidianidad. Ahora bien, imaginemos las calles sin semáforos, sin normas de convivencias, ni señalizaciones, no sabríamos hacia qué dirección tomar, por qué lado de la calle transitar, en fin todo sería un caos; del mismo modo serían los textos, libros, escritos y demás, si bien los signos de puntuación son un conjunto de normas y reglas para lograr una mejor comunicación, muchas personas optan por romperlas e imponer las propias por lo general encuentran seguidores; lo cual no quiere decir que sea lo correcto.

A mi modo de ver, el uso de los signos de puntuación no es cuestión de época, moda, tecnología o gusto, porque aunque los tiempos cambien, la tecnología avance y cada uno quiera agregarle su toque personal a lo que escribe esto no quiere decir que debamos dejar a un lado la aplicación de estos signos de puntuación. Su utilización como lectores y escritores no es una opción, es un deber si nuestra intención es informar o informarnos; sin pensar a fondo, caemos en el error muy grave en no darle la importancia que tienen esos signos, una coma, un punto y una tilde mal ubicada le cambia el sentido y contexto a la oración o texto y esto puede tener implicaciones directa o indirectamente en nuestras vidas.

Escritor: YADIRA PÉREZ CHAVERRA

Loading...

Deja una respuesta