Valores del patinaje artístico sobre ruedas.

      No hay comentarios en Valores del patinaje artístico sobre ruedas.

Es un deporte muy completo pues en él se conjugan el arte y el desempeño físico. Con él se mejora simultáneamente, el equilibrio, la coordinación, la precisión, la agilidad, la elasticidad, la fuerza, junto a la sensibilidad artística; es decir, la creatividad, la expresión, el sentido del ritmo, la interpretación y la presencia escénica.

En realidad, dentro de la disciplina confluyen el ballet, la gimnasia, las pesas y el patinaje en sí. Con respecto al ballet, su práctica es esencial, pues el patinador debe conocer las posiciones del ballet, con el fin de fomentar la línea corporal e imprimir fuerza, elasticidad , sentido del ritmo, expresión, elegancia y sutileza a sus movimientos. Por otro lado, la gimnasia le aporta el desarrollo del tono muscular necesario, refuerza la elasticidad y la plasticidad. Por su parte las pesas, entendidas como una carga adicional que lleva el deportista al pesar cada patín aproximadamente 2 kilos, implican la necesidad de adquirir resistencia, por lo cual cada patinador debe aprender a controlar la carga, pues con esta carga adicional se hacen giros y saltos utilizando la capacidad de fuerza de las piernas, el tronco y la tensión que se ejerce en todo el cuerpo con relación al tiempo empleado en cada movimiento. Finalmente, el patinaje, el cual aporta al patinador el conocimiento las figuras reglamentarias, los elementos técnicos como saltos, giros, trabajos de pie con música, lanzamientos y elevaciones en pareja, pasos de danza en patines preestablecidos y coreografías.

Dentro del patinaje artístico sobre ruedas encontramos ocho modalidades: figuras obligatorias, libre individual, pareja de alto, danza solo, danza en pareja, Show, in-line y precisión. Las figuras obligatorias son una modalidad que implica mucha destreza, precisión, control corporal y una gran concentración, dado que en ellas, se evalúa la transición y la consistencia en el trazado. Dado que cada deportista deberá realizar un impulso único para la salida y cubrir la mayor distancia. Las figuras se ejecutan sobre círculos trazados sobre la pista. Cada deportista deberá salir en posición quieta o neutra, recorrer los trazos sobre un solo pie sin frenos entre una y dos veces, según evaluación.

La modalidad de libre requiere de gran agilidad, coordinación, una elevada conciencia del tiempo en función de los movimientos, elementos técnicos del patinaje, como saltos, giros posiciones y trabajos de pie y mucha creatividad y presencia escénica. Dicha modalidad consiste en la ejecución de un programa corto cuya duración es de dos a cinco minutos, combinando elementos obligatorios en secuencias prediseñadas y un programa largo cuya duración es de cuatro y diez minutos y en el cual el patinador puede desarrollar al máximo su técnica y su plasticidad, siendo el contenido del programa de libre elección.

La modalidad pareja de alto o libre, comprende todo el virtuosismo de la modalidad de libre solo, aunque con un grado superior de dificultad: la introducción de un compañero. También se aumenta la exigencia por la ejecución de elevaciones, giros de contacto y saltos lanzados. La danza es una modalidad en la cual se hace indispensable un alto sentido del ritmo, una buena expresión corporal, gran plasticidad y elegancia. Cuando se hace en pareja requiere un grado de concentración único, ya que la sincronización debe ser perfecta y el lenguaje corporal debe ser claro entre los deportistas. Dicha modalidad comprende tres pruebas. La primera es la ejecución de un esquema de danza impuesto, en el cual se ejecutan movimientos predeterminados dentro de una pieza musical asignada en la competencia. La segunda es la ejecución de esquemas de bailes originales establecidos, dentro de la cual la pareja utiliza la música de su elección, pero debe realizar movimientos asignados por la organización de la competición.

La modalidad in-line, las habilidades necesarias son las mismas que en la modalidad libre y los elementos técnicos también, la única diferencia son los patines en línea. La modalidad de Show, requiere gran sincronización y comunicación a través del lenguaje corporal, puesto que los esquemas se ejecutan en grandes grupos entre dieciséis y treinta patinadores y en pequeños grupos entre seis y doce deportistas. En cuanto a los elementos técnicos estos pueden ser combinados de la modalidad de libre solo y de precisión aunque en un número limitado.

Finalmente, la modalidad de precisión implica una extrema concentración, sincronización, un buen despliegue de expresión corporal y una gran originalidad y creatividad. El objetivo fundamental es lograr formaciones perfectas y de gran complejidad. Para lograrlas es necesario el dominio de cinco maniobras fundamentales: en círculo, en aspa, en línea, en bloque de cuatro a seis líneas e intersecciones.

Por el grado de dificultad y las habilidades necesarias, el patinaje artístico sobre ruedas es un deporte que requiere disciplina, elegancia, concentración y un alto esfuerzo físico. Además puede ser considerado un deporte de alto impacto. A pesar de todos sus aportes a la formación del ser humano, ha sido un deporte estigmatizado como un deporte netamente femenino, aunque ha habido campeones de los dos géneros y ningún deporte debe ser excluyente, pues éste, en particular, inculca en las personas los valores universales del trabajo, la sensibilidad, la tolerancia al fracaso y la perseverancia.

Escritor: Liliana Andrea Guzmán Novoa

Deja una respuesta